Museo 11-S
Viga de acero del original World Trade Center expuesta en el Museo de la Memoria del 11-S en Nueva York (Estados Unidos). EFE

En la lista del turista de museos hay siempre un hueco para el British Museum (Londres, UK), el de El Cairo (Egipto), los museos Vaticanos o el Hermitage (Moscú, Rusia), por citar algunos ejemplos. De museos de historia antigua, prehistoria y culturas ancestrales está el mundo lleno. Pero la historia reciente también tiene su hueco en la lista de lugares de peregrinación cultural, histórica, política y religiosa.

Museo del 'Checkpoint Charlie'
El Checkpoint Charlie fue un lugar fundamental en la historia de Berlín; el más famoso de sus pasos fronterizos desde 1945 a 1990, año en el que fue demolido (en el 2000 se inauguró una recreación que ahora es visita obligada de los turistas). Sólo se permitía su uso a empleados militares y de embajadas de los aliados y fue testigo de espectaculares fugas, algunas luctuosas y otras infructuosas. El museo Haus am Chekpoint Charlie nació en 1962 como reacción a la construcción del Muro de Berlín un año antes, y alberga los objetos o métodos que utilizaron los que lograron escapar sobre-bajo-o a través de él (coches, embalajes y hasta parapentes).

Fundado por el activista de los derechos humanos Rainer Hildebrandt, ha evolucionado desde sus dos salas iniciales hasta ocupar 2.000 metros cuadrados; en él se pueden leer los relatos de los que arriesgaron su vida para escapar, se recuerda a quienes no lo consiguieron y, como insiste en su web, “ser no sólo un testamento del pasado”, sino un espacio de muestra y reflexión sobre la lucha en pro de los derechos humanos.

Museo del 11-S
El 11 de septiembre es una fecha que nos hace retroceder a una mañana luminosa de 2001 en la que una tragedia cambió el mundo tal y como lo conocíamos. Hoy un Museo nos cuenta qué sucedió y quiénes perdieron su vida en los aviones, en el Pentágono y en las Torres Gemelas, o tratando de salvar a los que permanecían atrapados en ellas; cerca de 3.000 víctimas en total.

Este monumento a la memoria se localiza en el mismo corazón subterráneo del World Trade Center; está construido entre los restos de los edificios originales, y no olvida a los supervivientes (6.000 heridos), ni el impacto personal, social, nacional e internacional que los atentados del 11S provocaron. Fue inaugurado en mayo de 2014 y alberga más de 10.000 objetos, incluidos camiones de bomberos, columnas originales de las Torres, fotos de las víctimas… Muy cerca del museo está el Memorial del 11S, con dos enormes fuentes y cascadas artificiales, en cuyos laterales se leen los nombres de los fallecidos.

Museo del Tsunami en Indonesia
En 2004, un tsunami en el Océano Índico dejaba más de 230.000 víctimas, más de la mitad de ellas en Aceh, en Indonesia. Allí, el Museo del Tsunami les rinde homenaje, recuerda la tragedia y se erige también como un centro educativo e incluso como un refugio de emergencia si volviera a producirse una catástrofe similar.

Diseñado por el arquitecto indonesio Ridwan Kamil, tiene cuatro plantas y más de 2.500 metros cuadrados, y su puesta en marcha tuvo un costoso proceso de identificación, recopilación y exhibición de los objetos e historias personales que se exponen. Además, en sus salas se reflexiona sobre la adaptación al entorno y la capacidad de la arquitectura para responder a los desastres naturales, y se inscriben los nombres de las víctimas y los supervivientes locales.

El Nelson Mandela nace de la insistencia del político en “una memoria viva de sus valores y visión”Museo Nelson Mandela
Pero la historia más reciente no está hecha solo de tragedias que conmemorar y, si es posible, aprender de ellas. Ha dado a la humanidad figuras que son símbolos universales y perennes. Es el caso de Nelson Mandela, 27 años en prisión y primer presidente negro de Sudáfrica en 1994, cuatro años después de salir en libertad y tras haber sido galardonado con el Nobel de la Paz. Existen numerosos lugares de interés para todo viajero que quiera recorrer los hitos de su vida y su logros políticos, incluida su casa natal, reconvertida en museo.

Pero en Mthathaa, en Sudáfrica, se encuentra el Museo Nelson Mandela, concebido por la propia insistencia del político en “una memoria viva de sus valores y visión”, según recuerdan en su página web. Allí se puede aprender todo sobre el recorrido vital de Mandela, fallecido en 2013, incluido su paso por la prisión de Robben Island y su papel en el final del apartheid.

Museo Juan Pablo II
El museo dedicado a Karol Wojtyla -Juan Pablo II- se encuentra en Wadowice, su ciudad natal, donde el empuje de la hermana Magdalena Strzelecka hizo de la casa familiar del pontífice un lugar de peregrinación. La familia Wojtyla ocupó el primer piso de la casa, construida en torno a 1845, según explican desde el ayuntamiento de la ciudad.

Con los años, se transformaría en un bloque de apartamentos, hasta que en 2010 y tras un largo proceso se creo el Museo de la Casa del Santo Padre Juan Pablo II, cuyo corazón sigue siendo aquella primera planta que albergó la infancia del Papa y en la que creyentes y admiradores de su figura pueden vislumbrar los primeros años del que en 2014 fue declarado santo.