FOTO: López Veiga
FOTO: López Veiga EUROPA PRESS

Así lo ha comunicado este viernes en una rueda de prensa tras el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, en la que ha dado cuenta de los resultados de un informe de seguimiento sobre el modelo de gestión y operatividad en la terminal de Bouzas, y otro en el que se hace referencia a un "exceso de celo de determinados funcionarios" en la importación de mercancías.

Sobre el primero de estos informes, ha indicado que la de Bouzas, siendo una de las principales terminales del Puerto de Vigo, "no da beneficios, sino pérdidas"; y ha apuntado que "el problema está en los sobrecostes, que están en las empresas que hacen la carga y descarga" y que luego "sufren la empresa final y el puerto".

Según ha dicho, "el problema" es que las empresas estibadoras no hacen suficiente "uso de las posibilidades de liberalización de los servicios de carga y descarga -que contempla la propia ley en el texto refundido-". "Hay quien tiene miedo a la liberalización, pero eso ya no es mi problema. Sí o sí hay que ir a la liberalización", ha remarcado.

Además, ha comentado que hay "un convenio demasiado caro y rígido", donde ha indicado que el salario medio de los estibadores "supera al del presidente del Gobierno"; y, mientras, los costes de "la SAGEP de Marín es la mitad". "Es imposible abaratar los costes con esos sueldos. Esta es una situación que hay que cambiar, lo que pasa por la liberalización", ha insistido.

En este marco, ha indicado que el Puerto se plantea hacer una llamada para tantear si alguna empresa internacional quiere hacerse cargo de la gestión de la terminal, como ya ocurre en Termavi. Sobre esto, ha dicho que no es que sea el modelo que prefiere, pero ha considerado que podría ser una solución, y en todo caso, cree que "también es una manera de espabilar voluntades dormidas".

"ARBITRARIEDADES"

En cuanto a las reclamaciones "por el bloqueo administrativo y sanitario" que se produce en el PIF, ha reiterado que "no -ha- tenido más que quejas de arbitrariedades en las inspecciones", lo que está derivando en que algunas de las empresas que pretenden introducir sus mercancías a través del Puerto de Vigo finalmente se decanten por otros como el Porto de Leixões (Portugal).

"Es intolerable y no estoy dispuesto a permitirlo ni un minuto más. Tengo quejas por todas partes", ha exclamado el presidente portuario, que ha señalado que el último "episodio" ha sido que una funcionaria rechazó un certificado del Gobierno de Argentina porque alegaba que "se borra la tinta". "Un funcionario no puede poner en peligro una relación internacional", ha abundado.

López Veiga ha indicado que ante esta situación se realizará un estudio con sondeos exhaustivos y anónimos para determinar el volumen real de desvío de tráfico de pesca hacia puertos europeos, donde ha calculado que entre 40 y 47.000 toneladas "se van a Leixões".

"Teníamos poco con la SAGEP y -la marcha- de Maersk, y ahora estos caprichos... Esto se tiene que acabar porque no son más que majaderías", ha rematado, antes de incidir en que esta situación "no es tolerable" y hará "todo lo que pueda para que esto termine de forma radical".

Finalmente, López Veiga ha presentado un tercer informe relativo a la creación de un Cluster de Marinas Deportivas, cuyo objetivo será "contribuir a una eficiente organización y ordenación del espacio portuario; promover el incremento de demanda; lograr un núcleo de representación única; potenciar la cooperación con otros sectores y reforzar las capacidades técnicas especializadas".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.