Según ha informado la compañía eléctrica, teniendo en cuenta a título de referencia el número de familias que están actualmente acogidas al bono social, puede estimarse que, "menos del uno del fraude eléctrico cometido en España se debe a enganches ilegales efectuados por familias de bajos ingresos" y por el contrario, "la mayor parte se concentra en puntos de suministro que tienen altos niveles de consumo".

Esto indica, según Endesa, que el fraude es, por encima de todo, un recurso ilegal que utilizan algunas empresas y grandes consumidores domésticos para abaratar su factura eléctrica a costa de todos los demás consumidores.

Según datos de Endesa, el 80 por ciento del fraude eléctrico fue causado en España en el año 2015 por empresas de diversos sectores industriales y de servicios; y del 20 por ciento restante, más del 80 por ciento fue debido a particulares que tienen elevados niveles de consumo.

El impacto negativo del fraude no repercute en lo esencial sobre las compañías eléctricas, sino que, al igual que sucede con el fraude fiscal, afecta directamente a los recursos del resto de las empresas y de los ciudadanos, porque se traduce en un incremento de la factura eléctrica que estos pagan.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el fraude eléctrico supuso un encarecimiento de 150 millones de euros en la factura eléctrica total pagada por los consumidores españoles en el año 2015. En términos físicos, este fraude ascendió, según estimaciones de Endesa, a 3,5 TWh, es decir, una cantidad equivalente al consumo eléctrico anual de la ciudad de Sevilla y de toda su área metropolitana.

ÚLTIMO CASO DETECTADO

El último de los casos detectado en la provincia ha sido en La Carolina (Jaén) donde se han detectado un total de 95 anomalías e irregularidades que presuponen el fraude de fluido eléctrico, delito tipificado en el Código Penal.

Una vez verificadas las manipulaciones de estas instalaciones eléctricas, tanto de clientes domésticos como empresariales, (desde dobles acometidas a enganches directos), la compañía interpuso la pertinente denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil que tras realizar su propia investigación, ha tomado las oportunas medidas y ha presentado el caso ante los juzgados con una treintena de personas investigadas.

Por el momento, son 31 los clientes denunciados por Endesa ante la Guardia Civil, concretamente los que tenían en su instalación particular el tipo de fraude denominado doble acometida, pues se presupone una intencionalidad en una acción de supuesto fraude, ya que es necesaria la conexión directa a la red de distribución de Endesa.

Según ha informado la Guardia Civil, en los últimos casos detectados en La Carolina, el supuesto fraude eléctrico coincide también con viviendas en cuyo interior se estaba cultivando marihuana y necesitaban mayor consumo.

Consulta aquí más noticias de Jaén.