El objetivo principal de esta actuación es "poder garantizar el suministro al Valle del Guadalentín, bien mediante caudales del trasvase o caudales desalados, desde la red de distribución de la desalinizadora de Valdelentisco".

La interconexión se acometerá mediante una conducción de cinco kilómetros de longitud, de acero helicosoldado, con un trazado en planta situado junto a caminos o carreteras, con el fin de facilitar la ejecución y minimizar también las afecciones a colindantes.

La conexión con la conducción existente se realizará junto a la localidad de Inchola. Desde este punto, la conducción discurrirá en sentido noroeste hacia embalse de Algeciras donde verterá al canal del Trasvase de la margen derecha cruzando el río Guadalentín, la rambla de Algeciras y la plataforma del tren y la autovía A-7.

Esta actuación se enmarca en la respuesta del Gobierno de España a la situación de sequía del Segura y se suma a la prórroga del Real Decreto de sequía, aprobada el pasado viernes, hasta septiembre de 2017.

Ello permitirá movilizar todos los recursos disponibles desde el inicio del nuevo año hidrológico (mañana), desde agua procedente de las plantas desalinizadoras, a la puesta en marcha de pozos de sequía, agua reutilizada, agua desalada y cesiones de derechos que puedan acordar los regantes, así como todas las medidas excepcionales que estén en mano del Gobierno para paliar los efectos de la sequía en el nuevo año hidrológico.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes prorrogar la situación de sequía declarada en las cuencas del Júcar y del Segura hasta septiembre de 2017, dado que la escasez de recursos hídricos en estas dos demarcaciones hidrográficas hace necesaria la adopción de medidas urgentes en previsión de que la sequía se prolongue.

Así, la cuenca del Segura arrancó el año hidrológico que termina en situación de alerta, muy cercana a la emergencia, al tiempo que el indicador del subsistema Trasvase se sitúa en una situación de emergencia muy pronunciada.

Durante este año, las precipitaciones han sido muy escasas (la mitad de la media de los últimos años) y, consecuentemente, ha habido una reducción importante en las aportaciones de la cuenca.

Consulta aquí más noticias de Murcia.