El portavoz del equipo de Gobierno local, Rafael Mateos, ha confirmado este viernes que la alcaldesa, Elena Nevado, ha viajado a Mérida a reunirse con responsables de la Consejería de Sanidad para informarse sobre los pasos que se están dando respecto a este asunto, y ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" porque hay "una vigilancia activa del problema" por parte de las autoridades sanitarias.

Mateos ha señalado que, hasta el momento no se ha requerido ninguna acción especial a la empresa concesionaria del servicio de abastecimiento y saneamiento de agua pero que, en caso de que tuviera que adoptar alguna medida como "análisis concretos" u otras acciones, se realizarían a instancias de la Junta de Extremadura que es la que tiene las competencias en materia de sanidad, ha insistido.

El propio consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles ha afirmado este viernes que "no hay ninguna razón para la alarma" por el contagio de legionela en Cáceres, y ha insistido en que "no es un brote" porque no hay un "foco común" de infección.

Vergeles ha confirmado que los focos detectados estaban en los domicilios de los pacientes infectados, por lo tanto, "no se puede hablar" de que haya "un foco común para todos", y "por eso no es brote"; al tiempo que ha resaltado la "vigilancia activa de los casos".

En este sentido, el consejero de Sanidad ha confirmado que las cinco personas ingresadas por legionela en Cáceres, evolucionan "favorablemente" y que "probablemente", a lo largo de este viernes, algunos de los pacientes recibirán el "alta" médica.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.