El juzgado de primera instancia número 8 de Alicante ha estimado en su integridad la demanda de Maruja Cuenca, la abuela que pedía que Servicios Sociales la custodia de su nieta, huérfana de la violencia machista después de que su padre matara a su madre en 2014, han informado fuentes cercanas al caso.

El auto judicial con las medidas cautelares ordena a la Generalitat proceder a la devolución de la menor a su abuela materna, mientras se valora el fondo de la cuestión sobre la tutela definitiva.

La Consellería de Bienestar Social se llevó a la menor a un hogar de acogida temporal en agosto, después de que su abuela materna hubiera estado dos años cuidando de ella.

Cuenca, de 63 años, no se ha cansado en estos últimos meses de defender su "idoneidad" como tutora de la pequeña. A partir de ahora podrá seguir manteniendo a la menor en "acogimiento".

La jueza ha tenido en cuenta el probado sufrimiento de la menor por tener que estar alejada de su abuela. Además incide que en mientras estuvo acogida por este familiar materno no sufrió daño psicológico alguno "que hiciera necesaria la adopción de esa medida tan drástica", en relación a la retirada de la tutela.

Fuentes de la Consellería de Bienestar Social no quisieron entrar a valorar el auto judicial, aunque aseguraron que le darían pronto cumplimiento.

Los abogados de la abuela materna han pedido que no se saque este viernes de manera precipitada a la niña del colegio, que se la deje a su servicio de comedor y que ya en la tarde puedan volverse a reunir, abuela y nieta, en su casa de Orihuela.

Todo hacía preveer este desenlace, después de que este jueves la Fiscalía alicantina se alineara con las tesis de la demandante y criticara las formas en las que Bienestar Social procedió con esta menor.

Consulta aquí más noticias de Alicante.