Alto Duero, en Portugal
Vista general del Duero atravesando el norte de Portugal. WIKIPEDIA/Rafael Nascimento

Es una región que se ha convertido en referente mundial de los caldos por su gran cantidad de producción vitivinícola y porque produce los denominados “generosos”, que se saborean tras el postre por su dulzor. Se trata de los afamados Vinos de Porto, cuyo primer productor en Portugal es la comarca de Sao Joao da Pesqueira, un concejo de 8.000 habitantes bañado por el Duero, próximo a la frontera española del Parque Natural Arribes, en Castilla y León.

Es un territorio único en el mundo, catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 2011, ya que “es una región que, gracias al trabajo de sus gentes, tiene un paisaje único, basado sobre todo en sus viñedos, bañados por el río Duero”, explica su alcalde, José Tulha. A la belleza paisajística se une “un microclima” especial, ya que es una zona cálida, engarzada entre los desfiladeros del río Duero, tras su discurrir por la frontera hispanolusa.

La mayoría de las uvas del Oporto salen de la región del “Douro Vinhateiro”El Vino de Porto es un caldo al que a los pocos días de ser metido en la bodega se le corta la fermentación y se le añade aguardiente, lo que le da un dulzor muy especial, “que lo hace ideal para el postre“, señaló el bodeguero de la localidad José Carlos Corte Real.

En esta comarca, donde no hay paro gracias a la actividad de la viticultura, hay 203 empresas, bien productoras o bien comercializadoras de Vino de Porto. La gente cree que este vino, que hace décadas se conocía como vino generoso (en España se le denomina quina) entre los productores, se hacía todo en Oporto, debido a la marca, pero no es así, ya que la mayoría de las uvas salen de la región del “Douro Vinhateiro”, insisten los bodegueros.

La mayor parte del Vino de Porto se consume fuera de Portugal y el mayor importador es Francia, donde se consume casi una tercera parte de la producción total: de los 3,3 millones de litros anuales, el socio francés importa una media de 1,1 millones de litros. En Holanda también se decantan por este vino dulce, ya que compran cada año medio millón de litros, la misma cantidad de venta que en el propio Portugal. En España se bebe poco; poco más de 50.000 litros anuales.

El vino como motor económico

Sin embargo, esta región Patrimonio de la Humanidad basa su riqueza económica en sus vinos de mesa que se comercializan bajo la Denominación de Origen “Douro”. Cada año, las 926 empresas portuguesas que trabajan en torno a esta marca, entre productores, embotelladores y comercializadoras, generan un volumen que ronda los 500 millones de euros.

Esto supone una producción de 115 millones de litros de vino “Douro”. Los mayores consumidores de esta denominación son los propios portugueses, con 37 millones de litros anuales. Los principales importadores son Francia (21 millones de litros anuales), Holanda (11 millones) o Bélgica (9,3). Este vino también viaja a América, sobre todo a Brasil (2,1 millones), Estados Unidos (4,8) y Canadá (3,2). En España se llega a beber una media de un millón de litros.