Esta cesión responde a las actuales características de la carretera, "que posee un carácter urbano, tanto por la frecuencia del tráfico como por su ubicación", según ha explicado el director general de Infraestructuras de la Junta, Jesús Huertas.

Ha argumentado que debido al crecimiento poblacional de determinados núcleos urbanos, "algunas carreteras que antes se localizaban fuera del término municipal quedan integradas en la localidad, modificando los hábitos de movilidad de la vía y, por tanto, transformándose en zonas urbanas".

No obstante, ha añadido que la cesión ha de efectuarse "con las máximas condiciones de seguridad y confort" de dicha vía, de ahí que la Consejería de Fomento y Vivienda acondicione dichas travesías "para entregarlas a los ayuntamientos en perfecto estado" para su posterior conservación por parte de la administración local.

En este caso, la Junta ha instalado farolas, luminarias, ha ejecutado dos reductores de velocidad para pasos de peatones, repintado de todas las marcas viales y construido un muro de escollera, actuaciones que se completarán durante el mes de octubre con la instalación de una barrera de protección para el viaducto de la A-44, lo que dará por finalizado su acondicionamiento y paso a la cesión.

El tramo se localiza entre la carretera A-346 y la intersección de la travesía de Vélez de Benaudalla con la vía de acceso desde el Azud de Vélez (N-323) en la actual carretera A-4133. La longitud del tramo es de 2.554 metros y discurre a media ladera entre el punto kilométrico 0 y el 1,4 sin grandes taludes, donde ya conecta con la travesía del municipio.

Consulta aquí más noticias de Granada.