La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha asegurado este jueves que esta federación pondrá de su parte para ayudar a "coser, a unir, a restablecer la fraternidad" por "muy complicado" que sea este momento.

Díaz ha defendido la celebración de un congreso federal en el que "voten los militantes". Sin embargo, ha defendido que "El PSOE merece un debate  en profundidad y no deprisa y corriendo porque alguien no esté pensando que el congreso debe ser bueno para España y para el PSOE, sino para sus propios intereses personales. Por eso lo que toca ahora es el país, España, y luego el PSOE".

Díaz, largamente ovacionada al inicio de su intervención en el Comité Director del PSOE-A, ha querido "mandar un mensaje de tranquilidad" al asegurar que los socialistas andaluces "van a estar a la altura", aunque no ha ahorrado críticas.

Tras advertir de que los militantes no "perdonarán" que se hayan puesto "los intereses personales por encima de los del partido", ha lamentado que haya quienes "se han cegado con los fogonazos de los partidos nuevos y han perdido la perspectiva".

En el PSOE no hay bandos, ni el PSOE es una banda, es un gran partidoLa presidenta andaluza ha recalcado que primero hay que resolver la gobernabilidad y los problemas de los ciudadanos y luego, la situación del PSOE: "Ahora toca este país, España, y luego el PSOE".

"Lo decidimos en abril, que primero tocaba el país, primero los problemas de los ciudadanos, darles un Gobierno, y después, un debate sereno y profundo", ha proclamado Díaz en la reunión del Comité Director del PSOE de Andalucía.

Ha dicho que le "duelen" los reproches de la Ejecutiva de Pedro Sánchez a los críticos del PSOE y ha negado que existan "bandos" en su partido o que haya socialistas "de derechas".

"En el PSOE no hay bandos, ni el PSOE es una banda, es un gran partido, en el que, estoy convencida, de que todos los socialistas sabemos para qué estamos aquí y qué queremos defender. No hay socialistas de izquierda ni de derechas", ha proclamado Díaz.

La presidenta andaluza ha respondido así a las acusaciones de Sánchez y sus afines de que lo que buscan los críticos es facilitar con una abstención la investidura de Mariano Rajoy.

Díaz ha reconocido que el PSOE vive un momento "crítico" tras dos años en los que ha "ido empeorando" y "de derrota en derrota" y ha recalcado la necesidad de "enderezar el rumbo a un partido que no merece estar en estas condiciones".

"La situación es dolorosa", ha reconocido Díaz quien ha garantizado que, ante la crisis que vive el PSOE, los socialistas andaluces van a "estar a la altura" y seguir metiendo "el hombro" como, asegura, han hecho siempre.

Críticas a Podemos

Díaz también ha arremetido contra Podemos y ha asegurado que "lo que han hecho con IU no lo pueden hacer con el PSOE".

Díaz, en su intervención en el Comité Director del PSOE-A, ha acusado a Podemos de "malas practicas" y de "injerencias descaradas y cosas graves" esta semana a Podemos, desde la localidad de Órgiva para apoyar al PP y quitar a la alcaldesa socialista hasta en Extremadura y Castilla-La Mancha.

Según ha explicado Díaz, ha habido "injerencias permanentes. Piensan que pueden hacer igual que con IU, pero el PSOE es mucho PSOE y que sepan claramente que no van a hacer con el PSOE igual que con IU".

En este sentido ha asegurado que "no somos ni como la derecha ni como Podemos".

Tras estas críticas, Izquierda Unida ha respondido desde Twitter a la presidenta con varios tuits.

"Compañeros radicalizados"

Antes de Díaz, ha intervenido en la reunión el dimitido secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, que ha advertido de que algunos "compañeros radicalizados" del partido "han comprado el discurso de la casta" de Podemos y el del "derecho a decidir" que se ha extendido en Cataluña, y ello "frente a los órganos representativos" del partido socialista, "o contra, que es peor".

Pradas, que se ha mostrado especialmente agradecido por haber sido elegido para dicho puesto en la reunión porque le sigue "haciendo ilusión formar parte de cualquier órgano del partido", ha comentado que "hace un par de años" apreciábamos que se había instalado en la sociedad una "simplificación de los mensajes", de modo que "criticábamos que Podemos había conseguido apoderarse de una buena parte de la opinión pública con un solo mensaje, el discurso de la casta", y, junto a ese, en los últimos tiempos "ha habido otro discurso" que se ha extendido en Cataluña, el del "derecho a decidir".  

"Qué curioso que gran parte de la base de esos insultos que estamos recibiendo en redes sociales tienen como base esos dos argumentos que han comprado algunos compañeros radicalizados con mucha tranquilidad, que defienden un derecho a decidir frente a los órganos representativos del partido, o contra, que es peor, y que han comprado también que hay una parte del partido que son sus dirigentes que forman parte de una casta", ha comentado Pradas, para aseverar a renglón seguido que "lógicamente eso no lo podemos admitir en el PSOE, porque nos estaremos cargando las bases fundamentales de nuestra historia, de nuestro funcionamiento y, lo que es peor, de nuestra libertad".