Este año la superficie cultivada ha sido muy similar a la pasada, con 4.450 hectáreas frente a las 4.800 de la anterior. Casi toda se localiza en los alrededores del valle del Guadalquivir, que reúnen las condiciones climáticas y de humedad idóneas para este cultivo.

En lo que respecta a la producción, se esperan cosechar entre 1.500 y 2.000 kilos por hectárea de algodón de buena calidad, lo que supondría obtener una campaña media. "Estamos comprobando que el algodón se encuentra bastante más sano que en años anteriores, puede que por las condiciones climáticas que ha habido y que le han podido beneficiar", ha afirmado en una nota la algodonera y miembro de la Ejecutiva de COAG-Jaén, Remedios Peña.

Pese a ello, las plagas han vuelto a hacer acto de presencia esta campaña. Ha regresado la earia, al igual que en las temporadas anteriores, por lo que está comenzando a ser endémica en la zona. Las mermas en la producción a causa de esta plaga pueden ser de entre un 20 y un 30 por ciento.

Este año también se ha visto la presencia del chinche al final de campaña, con daños en la producción bastante importantes. El chinche no se había considerado nunca una amenaza, pero en los últimos tres o cuatro años está teniendo cada vez más presencia, por lo que los algodoneros lo ven ya como otra plaga a la que combatir.

En cuanto a los precios, se espera que se manejen entorno a los 40 céntimos el kilo al inicio de campaña. Una cifra bastante mejor que la del año pasado, cuando se barajaban cifras por debajo de los 30 céntimos. Pese a ello, se encuentran aún lejos de los que se registraban al inicio de la campaña hace dos años, cuando los precios rondaban los 60 céntimos el kilo.

Consulta aquí más noticias de Jaén.