El adelanto de sueldo está sujeto a la aprobación previa tanto por parte de la empresa como del banco.
El adelanto de sueldo está sujeto a la aprobación previa tanto por parte de la empresa como del banco. GTRES

En septiembre nos hemos enfrentado a la segunda cuesta del año en cuanto a gastos se refiere. Las facturas del verano y el inicio del curso escolar marcan una etapa que en muchas ocasiones se hace difícil para los consumidores. Nada que decir si encima surgen situaciones imprevistas. 

La buena noticia es que existen distintas opciones que ayudan a hacer frente a esos gastos extras. Una de ellas es pedir un anticipo de la nómina. Y esta elección permite, además, hacerlo a través de la propia empresa donde trabajamos o de los bancos.

El anticipo del salario es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 29. ''El trabajador y, con su autorización, sus representantes legales, tendrán derecho a percibir, sin que llegue el día señalado para el pago, anticipos a cuenta del trabajo ya realizado'', reza una parte de dicho artículo.

La principal ventaja que tiene esta fórmula es que no se pagan intereses; es decir, el coste es cero. Ahora bien, la concesión está sujeta a una serie de condiciones que se recogerán y detallarán en el convenio colectivo en caso de haberlo. Pero, ante todo, se necesitará la aprobación por parte de la propia empresa, que entre otras cosas tiene en cuenta la antigüedad del solicitante.

El anticipo del salario es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 29

Hay algunos convenios colectivos que limitan esta alternativa de financiación a supuestos excepcionales que requieren de un dinero extra de urgencia, como por ejemplo la compra de una vivienda, un traslado, el nacimiento de un hijo o el fallecimiento de un familiar; a veces, el empleado debe justificar estas situaciones.

También hay convenios que limitan el importe a conceder. Pero pueden existir acuerdos bilaterales entre trabajador y empresa que estén fuera del marco de actuación. Todo depende de la política de la compañía.

Lo habitual es que el adelanto sea por la cuantía del trabajo ya realizado. Es decir, si se pide el día 16, el importe corresponderá a los 15 días anteriores de la nómina (si el salario son 1.000 euros, recibirá 500 euros). Normalmente, se descuenta en la nómina del mes siguiente.

La empresa nos puede ayudar de forma puntual. El avance de la nómina no es una práctica recurrente porque, sobre todo, supone un desajuste en la tesorería de la entidad.

Los bancos también conceden este tipo de préstamos. La mayoría dispone de productos específicos para sus clientes o estrechamente relacionados con la nómina.

La principal diferencia frente a las empresas es que las entidades financieras sí cobran intereses, que en la mayoría de los casos superan el 5%. A la TAE aplicada hay que sumar la comisión de apertura o la de estudio, donde se analiza la viabilidad de la concesión y la solvencia del cliente. Los anticipos de nómina de los bancos son muy parecidos a los préstamos personales.

El principal requisito es que la persona tenga domiciliada la nómina. En algunos casos se exige además la de recibos, como ocurre en Unicaja, o tener una antigüedad determinada en la empresa, como pide Banco Sabadell.

La principal diferencia frente a las empresas es que las entidades financieras sí cobran intereses

La principal ventaja es el importe, mayor del que nos puede conceder la empresa, y el plazo de devolución, que llega a varios meses.

Hay bancos que no conceden anticipos de nómina, pero sí préstamos que están ligados a la misma en cuanto a importe se refiere. Es el caso, por ejemplo, de La Caixa, con el Préstamo Estrella La Caixa, donde se puede solicitar hasta un máximo de 60.000 euros, o el Préstamo Nómina de Banco Pichincha, por una cuantía de hasta 8 veces el salario. Este tipo de ofertas son por un valor superior y los plazos se alargan por varios años.

Las nóminas dan para mucho más. Y forman parte de la estrategia para captar clientes. Hay bancos que con solo domiciliar el sueldo conceden créditos a un interés preferente, como Bankia con el Crédito Puedes Más.

Las entidades también adelantan las pensiones. Por ejemplo, Ibercaja lo hace por el 50% del importe hasta un máximo de 450 euros a devolver en 30 días. Solo se puede solicitar un máximo de 2 veces al año.

¿Qué ocurre si se incumplen los plazos de pago?

Lo primero que debe tener en cuenta siempre que solicite un préstamo a cualquier entidad o compañía es que el importe demandado deberá responder a su capacidad de devolución. No olvide que, además, deberá sumar los intereses.

5%o más es el coste medio que tiene el anticipo de nómina que conceden los bancos

 El principal problema es afrontar una situación en la que no se puede devolver lo pactado. En caso de que haya pedido la financiación a un banco, este aplicará aún mayores intereses por la demora.

Si por el contrario se hizo con la empresa, no existirá este problema, ya que el anticipo se descontará directamente en la nómina del mes siguiente.