Cuatro años de cárcel para Miguel Ángel Flores por la tragedia del Madrid Arena

El empresario promotor y principal acusado por la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, a su salida de la Audiencia Provincial de Madrid.
El empresario promotor y principal acusado por la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, a su salida de la Audiencia Provincial de Madrid.
Juan Carlos Hidalgo / EFE

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 4 años de cárcel al empresario Miguel Ángel Flores por la muerte de cinco jóvenes (Belén, Cristina, Katia, Belén y María Teresa) en la fiesta que organizó el 1 de noviembre de 2012 en el pabellón municipal Madrid Arena. Así consta en una sentencia en la que los magistrados de la Sección Séptima consideran al dueño de la empresa que organizó la fiesta mortal autor de cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y 14 delitos de lesiones.

Los magistrados consideran que Flores fue el responsable del sobreaforo que hubo (16.800 personas en un recinto para 10.600), agravado por el cierre de los vomitorios y la apertura de varias puertas de emergencias para que entraran jóvenes sin control directos a la pista.

Asimismo, el tribunal ha inhabilitado al acusado para el ejercicio de organización de eventos durante el tiempo que dure la condena, ya que considera probado que "actuó intentando conseguir en todo momento el máximo beneficio económico", tal y como consta en la sentencia. El abogado de Flores, José Luis Fuertes, ha anunciado que recurrirá la condena.

En el juicio, la Fiscalía de Madrid solicitó cuatro años de cárcel para Flores por cinco delitos de homicidio imprudente grave y seis años de inhabilitación para ejercer la profesión de empresario u organizador de fiestas. Las acusaciones elevaban esta petición a veinte años, cuatro años por cada joven fallecida.

El juicio del caso Madrid Arena arrancó el pasado 12 de enero y se prolongó durante cuatro meses hasta el 13 de mayo. Durante la vista oral, Flores manifestó su pesar por lo sucedido y culpó al Ayuntamiento dirigido entonces por Ana Botella del hecho de alquilarle un edificio en malas condiciones. La prueba practicada en la vista oral demostró que la principal causa de la tragedia fue el sobreaforo que hubo, agravado por el cierre de los vomitorios y la apertura de varias puertas de emergencias para que entraran jóvenes sin control directos a la pista.

La Audiencia Provincial considera también culpables de cinco delitos de homicidio por imprudencia y lesiones al responsable de Madridec (empresa municipal que explotaba el pabellón), Francisco del Amo, y al director general de Diviertt (empresa organizadora del evento), Santiago Rojo, a los que condena a tres años de prisión; y a Miguel Ángel Morcillo, de Diviertt, y a Carlos Manzanares, de Kontrol 34 (empresa encargada de la seguridad interior), a los que se les impone una pena de dos años, seis meses y un día de prisión. Menores penas han recibido los coordinadores de seguridad de Seguriber (empresa encargada de la seguridad exterior del recinto) Juan José Paris y Raúl Monterde, condenados a pagar 3.600 euros de multa por 5 delitos de homicidio por imprudencia menos grave.

Los médicos, absueltos

Asimismo, se absuelve al exjefe de la Policía Municipal de Madrid Emilio Monteagudo de responsabilidad en la tragedia. "Ni la Policía Municipal, ni especialmente el acusado Emilio Monteagudo pudo conocer y controlar las actuaciones que se produjeron en el interior de dicho pabellón, por lo que procede la libre absolución del que era jefe de la Policía Municipal aquella noche al no haber cometido el mismo conducta imprudente alguna que tenga influencia en el lamentable resultado producido", recoge la sentencia. Monteagudo se sentó en el banquillo a instancias de las acusaciones que representan a las familias de las fallecidas en el juicio, ya que la fiscal no le acusaba de los hechos sucedidos.

También quedan absueltos los responsables de la enfermería en la fiesta: el equipo médico formado por Simón Viñals y su hijo Carlos, que atendieron a tres de las víctimas mortales (Katia Esteban, Rocío Oña y Cristina Arce). Pese a entender acreditada su "negligente actuación" cuando las víctimas fueron llevadas al botiquín para que las asistieran, el tribunal les absuelve por considerar que "no está probado" que si dichos doctores "hubieran actuado correctamente podrían haber evitado que las jóvenes fallecieran", dado el tiempo que las víctimas estuvieron atrapadas en el vomitorio y el que transcurrió hasta que pudieron ser rescatadas. En el juicio, el fiscal solicitó para ambos un año y medio de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave.

Rafael Pastor Martín, director de departamento de seguridad de Madridec, José Ruiz Ayuso, técnico de operaciones de Madridec, José Antonio Díaz Romero, jefe de equipo de Seguriber, Roberto Mateos García, encargado del control de las cámaras del recinto, y Emilio Belliard Cueto, socio minoritario de Kontrol 34, han resultado igualmente absueltos.

350.000 euros de indemnización

Por otra parte, la sentencia acuerda indemnizar con 350.000 a las familias de las cinco jóvenes fallecidas en la fiesta. Los magistrados consideran que los mayores perjudicados por lo sucedido son sin duda los padres de las jóvenes que han tenido que vivir cómo sus hijas, de entre 17 y 20 años, van a un evento musical y no vuelven porque pierden la vida en el mismo.

Indemnizaciones de 350.000 euros para cada familia de las cinco jóvenes fallecidas

En relación con los asistentes al evento el Tribunal considera que deben ser indemnizados todos aquéllos que sufrieron lesiones durante el mismo y que por lo tanto resultaron perjudicados por los delitos independientemente de que sean o no constitutivas de infracción penal.

Leer mas: http://www.europapress.es/madrid/noticia-indemnizaciones-350000-euros-cada-familia-cinco-jovenes-fallecidas-20160927133956.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

En relación con los asistentes al evento el Tribunal considera que deben ser indemnizados todos aquellos que sufrieron lesiones durante el mismo y que por lo tanto resultaron perjudicados por los delitos independientemente de que sean o no constitutivas de infracción penal.

Miguel Ángel Flores, condenado a cuatro años de cárcel por la tragedia del Madrid Arena

Durante la vista oral, Flores manifestó su pesar por lo sucedido y culpó al Ayuntamiento dirigido entonces por Ana Botella del hecho de alquilarle un edificio en malas condiciones. La prueba practicada en la vista oral demostró que la principal causa de la tragedia fue el sobreaforo que hubo, agravado por el cierre de los vomitorios y la apertura de varias puertas de emergencias para que entraran jóvenes sin control directos a la pista.

Leer mas: http://www.europapress.es/madrid/noticia-miguel-angel-flores-condenado-xx-anos-carcel-tragedia-madrid-arena-20160927123037.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.
 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento