¿Se imagina que le dicen que no puede coger un tren porque no ha avisado? Pues fue lo que le ocurrió este verano a una amiga de Gloria Lucena, que tiene minusvalía. Se puso enferma en Málaga y quería volver a Sevilla.

«En la estación le dijeron que no podían ayudarla a subir al tren porque no había avisado y tuvo que volver en taxi», explica Lucena a 20 minutos.

La Confederación Andaluza de Minusválidos Físicos (CAMF) ha recibido 50 quejas de este tipo. Desde julio, para viajar en tren, los 400.000 andaluces con movilidad reducida deben avisar a la estación dos días antes si quieren tener ayuda.

Firma de un acuerdo

La situación es fruto de un convenio firmado entre Renfe, el Comité Español de Representantes de Minusválidos (Cermi) y la ONCE.

Su objetivo, según Renfe, era «homogeneizar» un servicio que «se prestaba de forma voluntaria» a este colectivo en 100 estaciones.

El problema es que «se aplica mal», dice Gonzalo Rivas, secretario de la CAMF. La idea era que en las estaciones «donde ya se nos ayudaba siguiera todo igual, y en las que no, se implantara este sistema», expone.

«Ahora –continúa– piden una planificación, que no se exige a los demás». Rivas lo ve discriminatorio. Renfe no. «Avisar con 48 horas es una forma de garantizar un servicio», dicen.

Viajar es, según Lucena, una «incertidumbre», ya que, «aunque se avise, hay estaciones sin plataforma especial para subir o bajar del tren y, al final, necesitas ayuda». Si no hay solución pronto, Gloria acudirá al Defensor del Pueblo Español para pedir amparo.

Los cercanías también

Los minusválidos físicos deben avisar con 48 horas de antelación si quieren coger un AVE, un tren de larga y media distancia y los cercanías. Hay excepciones, como la línea C-4 de Cercanías de Sevilla. Sus estaciones y vagones son «accesibles» y no es necesario un servicio de asistencia. En este caso, los usuarios deben avisar sólo dos horas antes. Pero no todos los colectivos critican este acuerdo. La Fundación ONCE no ha recibido quejas de sus afiliados y cree que el convenio asegura un servicio «en lugares donde antes no existía». Para cualquier información, 902 240 505.