Junto a Sevilla y Cádiz, fue la única provincia de Andalucía que superó el crecimiento medio nacional de población durante el siglo XX, según el informe Evolución de la población española en el siglo XX, de la Fundación BBVA.

La población de Andalucía registró entre el 31 de diciembre de 1900 y el 31 de diciembre de 2000 un crecimiento del 108,5% (de 3.540.000 a 7.379.000, una variación inferior al conjunto de España, del 120%).

La tasa de paro «ha sido siempre una constante de la sociedad andaluza, más pronunciada en los veinte últimos años»: en 1980, la tasa de paro andaluza superaba en el 48% a la tasa media española y en 2000 en el 67%.

En Andalucía ha bajado de forma continuada el número de defunciones «gracias a la práctica desaparición de la mortalidad infantil y el alargamiento de la esperanza de vida de la población mayor».