Conflicto en Birmania
Varios activistas gritan contra la mantanza de monjes y manifestantes en Birmania (Foto: Efe). Everett Kennedy Brown / Efe

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU ha aprobado una resolución en la que "deplora" la violenta represión de las manifestaciones pacíficas en Birmania por parte del gobierno militar, las muertes y las detenciones de las últimas semanas.

El texto también pide al régimen de Rangún que muestre contención y libere a todos los presos políticos, y fue adoptado al término de la sesión de urgencia celebrada por el CDH para buscar una respuesta a la represión ejercida por la junta militar birmana.

La resolución, que había sido patrocinada por la Unión Europea, fue, sin embargo, modificada después de intensas consultas con países aliados del régimen birmano como China y algunos no alineados para obtener el acuerdo general eliminando algunas de las partes más duras.

La desaparición de los manifestantes no ha sido voluntaria

Finalmente fue adoptado por consenso y sin votación, aún con las protestas de Birmania, que lo consideró "desequilibrado" y dijo que "no refleja la situación del país".

La resolución también instó al gobierno birmano a garantizar la libertad de expresión y el acceso a los medios de información para el pueblo.

En su intervención ante el CDH, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Louise Arbour, afirmó que la desaparición de los manifestantes "no ha sido voluntaria" y expresó su preocupación por la situación de los heridos y los monjes, "confinados en sus monasterios o algo peor".