La facultad de Económicas y Empresariales está al límite de sus posibilidades. Los cerca de 8.000 alumnos del centro no entran en sus aulas y mil de ellos tienen que recibir clases en otras facultades. Primero y Segundo de Lade lo hacen en el Aulario de Derecho y los estudiantes de Segundo de Empresariales en Odontología.

La estudiantes de Segundo de Empresariales se encontraron el lunes con la sorpresa de que el espacio preparado para ellos en Odontología tenía goteras, humedades y un sumidero atascado.

«Fue un fallo de previsión», admite el vicedecano de Ordenación Académica del Empresariales, «los 500 estudiantes afectados ya han sido recolocados». El turno de la tarde seguirá en una aula de Odontología, perfectamente acondicionada, y los de la tarde se repartirán entre Odontología y Empresariales.

El problema, sin embargo, es que el número de alumnos sigue creciendo, pero en el edificio ya no entran más.