Dentro de poco, ya será mucho más cómodo pasear por las estrechas calles del Casco Antiguo sin tener que sortear las sillas y mesas de los bares y pubs que, en ocasiones, se convierten en serios obstáculos para los peatones en plena calle, sobre todo las noches del fin de semana.

comprendemos que pasa mucha gente y, según que horas, puede haber agobio.

La Concejalía de Vivienda ya negocia con los empresarios hosteleros del Barrio reducir las superficies que ocupan las terrazas en la vía pública, «sobre todo de las más grandes que más metros ocupan, en las zonas más estrechas donde se producen atascos peatonales, como en Labradores y San Nicolás», ha asegurado la edil Isabel Fernández.

A los hosteleros alicantinos parece no preocuparles demasiado que se reduzca el espacio de sus negocios. «Porque comprendemos que pasa mucha gente y, según que horas, puede haber agobio al transitar por esta zona de ocio. No queremos causar molestias a nadie. El dueño del local debe garantizar el paso», asevera el presidente de los empresarios del Barrio, Nacho Casado.

Es puntual

Sin embargo, Casado explica que «sólo se producen atascos en ocasiones puntuales; además, en la concesión municipal ya nos viene dado el espacio que debemos ocupar en la calle y tratamos de cumplirlo; si es razonable para ambas partes lo aceptamos», aunque asegura que, en ocasiones, «ha habido alguna sanción del Ayuntamiento por sobrepasar la distancia, sobre todo a los que juntan mesas para que quepan diez o más personas».

Isabel Fernández apuesta por incrementar el flujo de recogidas de basuras en el Barrio al mediodía

La Concejalía de Vivienda, en palabras de su dirigente, Isabel Fernández, «también apuesta por incrementar el flujo de recogidas de basuras en el Barrio al mediodía y ya estamos limpiando las fachadas de graffitis».

Por su parte, los hosteleros del Barrio plantearán en breve al Ayuntamiento la posibilidad de canjear el consumo de copas por tiques para utilizar en transporte público (sobre todo tranvía). Nacho Casado también ha comentado que muchos pubs del Barrio ya están adecuando pequeñas rampas para que los minusválidos puedan acceder.