incidente uria
Incidente Uria

La detención de un inmigrante, que vendía bolsos falsos en la calle Uría degeneró en un altercado entre algunos jóvenes y los agentes.

El joven africano empredió una huida a la carrera cuando a las seis y media de la tarde vio como dos policías se acercaban. A la altura de Zara, dos agentes de paisano frenaron su carrera. Forcejeó, sólo para ser reducido a la fuerza y esposado a un árbol de la calle.

La violencia de la "detención en toda regla", como defendía uno de los agentes a gritos, ennervó los ánimos de algunos jóvenes, que comenzaron a pedir, también a voces: "No le deis más, no le deis más".

Pero fue a más. Los policías comenzaron a pedir a los que protestaban que se identificasen. Hubo algunos empujones de los funcionarios y una galleta a mano abierta como respuesta.

Poco después llegaban tres patrullas más y dos motoristas de la Policía Local. Fueron los agentes municipales los que se llevaron al vendedor, hasta entonces esposado al árbol. Al que llegó a las manos, se lo llevó la Nacional detenido. Otros jovenes fueron identificados.