60 trabajadores de una panificadora del polígono de Sotiello, en Pola de Lena, llevan dos días acudiendo a su trabajo, pero con la diferencia de que en la fábrica no hay ningún jefe.


Según han denunciado los empleados, a la empresa que tenía alquiladas las instalaciones (Orio), se le acabó el contrato de arrendamiento el pasado 30 de septiembre. Ese día los responsables se llevaron todo el material y desde entonces los trabajadores no saben qué hacer.


"Nadie nos dijo que nos fuéramos para casa y hacemos nuestros turnos con normalidad esperando que esta situación se solucione, pero no tenemos ni idea de si vamos a cobrar. No sabemos que va a ser de nosotros, sólo queremos que busquen una solución", se quejan.


Mientras, el grupo Orio se defiende diciendo que ellos se marcharon porque se les acabó el contrato, pero que el director general y el presidente están manteniendo reuniones con el Principado para poder comprar la empresa, actualmente propiedad de Friovivo, y contratar a toda la plantilla.


Consideran que la responsabilidad sobre los trabajadores la tiene en este momento Friovivo, con quien de momento no se ha podido contactar.