Sala de espera
Sala de espera, en una imagen de archivo. ARCHIVO

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha emitido una Sentencia en la que condena al Gobierno de Aragón al pago de 140.000 euros por el fallecimiento de un paciente, vecino de Binéfar (Huesca), en diciembre de 2003.

Los hechos ocurrieron en noviembre de 2003, el fallecido acudió al servicio de urgencia de Binéfar con dolor en el pecho y cansancio, donde le diagnosticaron un posible infarto, trasladándolo en ambulancia hasta el hospital de Barbastro, acompañado por un médico y una enfermera.

Una vez allí, el servicio médico del hospital le diagnostica una contractura muscular y le indican que continuaría así unos días. Le dan nolotil y le envían a casa. Cabe señalar que el enfermo contaba con antecedentes familiares ya que su padre falleció a causa de un infarto siendo joven.

La contractura muscular era, dos días después, un infarto

Tras dos días con el dolor continuado en el pecho y cansancio, el lunes 1 de diciembre de 2003, el enfermo se desplomó al suelo siendo trasladado al Hospital de Barbastro donde entonces le diagnostican un infarto, siendo remitido de urgencia al Hospital San Jorge de Huesca, donde fallece horas después.

La familia del fallecido presentó dos reclamaciones, por un lado, por un error de diagnóstico ya que en el segundo centro sanitario le determinaron una contractura muscular y, por otro lado, por la falta de tratamiento una vez en la UCI en el Hospital San Jorge de Huesca.

Y es que la familia denuncia que se le podía haber realizado una trombolisis y haber evitado el infarto. De estas dos causas, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha determinado en su sentencia que la segunda causa si es acertada ya que, realmente, la falta de pruebas no permitió salvarle la vida.

El paciente tenía antecedentes de infarto en su familia

De esta forma y ya que el Servicio Aragonés de Salud pertenece al Gobierno de Aragón, recae sobre éste una responsabilidad patrimonial. La sentencia fija la cantidad de 140.000 euros de indemnización para la familia del fallecido.

A partir de ahora, el Gobierno de Aragón tiene un mes para recurrir la sentencia aunque al no superar la indemnización impuesta los 150.000 euros, no podrá presentar un recurso de casación al uso, por lo que sólo le queda apoyarse en la jurisprudencia, para ello deberá existir una sentencia exactamente igual que dijera justo lo contrario, algo dificulta notablemente la posibilidad de recurrir.

CONSULTE AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE HUESCA