.
Gráfico: MARTA GARCÍA.

El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, anunció hoy que su grupo planteará un texto alternativo al proyecto de ley que regula la ayuda de 2.500 euros por el nacimiento de un hijo, en el que se pide que dicha cantidad se eleve a 3.000 euros y que la medida tenga efectos retroactivos a fecha 1 de enero.

En rueda de prensa Zaplana explicó que su grupo se ha opuesto a que esta iniciativa se tramite por el procedimiento de lectura única, acordado en la Junta de Portavoces, y acusó al Ejecutivo de querer que el proyecto "pase lo más desapercibido y rápido posible" por el Parlamento.

El PP pide que se incremente el cheque bebé a 3.500 euros a partir del segundo hijo

Según el portavoz del PP, los 450 millones de euros necesarios para que el pago del "cheque-bebé" se extienda a todos los nacimientos de 2007, a contar desde el 1 de enero, no son una cantidad "desorbitada" por lo que su grupo demandará esta ampliación.

El PP quiere además que el "cheque-bebé" sea de 3.000 euros y se incremente en 500 más por cada uno de los hijos posteriores.

Casos especiales

En el caso de niños con discapacidad, celíacos, diabéticos o que padezcan cualquier otra intolerancia alimenticia la prestación será de 4.200 euros.

La propuesta del grupo popular incluye asimismo medidas sobre las guarderías, elemento "clave", dijo Zaplana, para una "auténtica conciliación familiar".

Para los niños discapacitados, celiacos o diabéticos reclaman una prestación de 4.200 euros

El grupo popular aboga por una red pública de guarderías para niños de hasta tres años, por la promoción de guarderías concertadas y por la regulación de una deducción estatal en el IRPF del trabajador por el coste de guardería.

Más "flexibilización" laboral y aumento de las ayudas por hijo a cargo son también medidas que presentará el PP, que apuesta asimismo por la ampliación de la suspensión por maternidad a 20 semanas para el segundo hijo y a 24 en caso del tercero y siguientes.

España, curiosamente, y según datos del Servicio de Estudios del IEE , es el país de la UE que menos gastó en prestaciones sociales para familias y niños en 2004.