El grupo Maulets de Pedreguer (Alicante) afirmó hoy que pintarán y colocarán el mural en el que aparecen el Rey Juan Carlos y su antepasado Felipe V cabeza abajo "quiera o no quiera" el alcalde de la localidad, el popular Andrés Ferrer, después de que la pasada semana el pleno aprobara una moción permitiendo este acto, dentro de la campaña 300 años de ocupación, 300 años de resistencia.

Un portavoz de este grupo, Miquel Ballester, indicó hoy en una comparecencia de prensa la voluntad de su grupo de continuar con esta iniciativa, aunque indicó que se materializará después del 10 o el 11 de octubre, tras ofrecer a los vecinos de esta población alicantina una conferencia sobre la guerra española de Sucesión y el enfrentamiento entre los denominados maulets, partidarios de la proclamación como heredero del Archiduque Carlos, y los de Felipe V o botiflers.

De este modo, se mostró partidario de continuar con la moción aprobada el pasado jueves, 27 de septiembre, por el pleno municipal de Pedreguer, con los votos a favor del PSPV-PSOE, Bloc y del grupo independiente AIXA. En concreto, la moción respalda la campaña promovida por Maulets para "condenar los 300 años de ocupación española" y "posiciona al Ayuntamiento de Pedreguer a favor del ejercicio del derecho de autodeterminación de los Països Catalans".

Según consta en la moción, rechazada por el PP, que gobierna en minoría, también se autoriza a Maulets a realizar un mural, solicitado anteriormente, "dentro del marco de la legalidad vigente", y el Ayuntamiento "velará por su conservación".

Este mural, según recordó Ballester, fue propuesto en julio del pasado año por parte de Maulets. En él aparecen Felipe V y Juan Carlos I dibujados cabeza abajo, recogiendo en parte la tradición de la localidad valenciana de Xàtiva, que tiene un cuadro de Felipe d'Anjou girado, desde la quema de la ciudad durante la guerra española de Sucesión.

Desde Maulets recordaron que en 2007 ya apareció en el 'llibret' de las fiestas una reproducción de este mural y que el pasado mes de julio intentaron realizarlo, aunque desistieron ante la oposición del recién elegido alcalde de PP, Andrés Ferrer.

No obstante, el grupo continuó con su empeño y recibió el pasado jueves el respaldo de todos los grupos políticos, a excepción de los populares. Así, según Ballester, realizarán el mural "quiera o no quiera" Ferrer, ya que entienden que "no vulnera la legalidad" y que se trata de "un ejercicio de la libertad de expresión".

Además, lamentaron que los "medios de comunicación hayan vinculado" esta iniciativa con "lo que ha pasado en Girona" con la quema de fotos del Rey, a pesar de que se muestran de acuerdo con estas acciones, rechazan las actuaciones de la Audiencia Nacional y calificaron al jefe de Estado de "heredero del franquismo".