La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita una pena de un año y tres meses de prisión para cada uno de los dos encapuchados (Jaume Roura y Enric Stern) que reconocieron ante el juez Santiago Pedraz haber quemado fotografías de los Reyes en una manifestación celebrada el día 13 de septiembre en Girona.

El fiscal Ignacio Gordillo les acusa de un delito de injurias graves contra la Corona con el agravante de disfraz, según han informado fuentes fiscales.

"Período de estabilidad y prosperidad"

El Rey destacó el pasado lunes en el discurso de apertura del curso universitario en Oviedo que "la monarquía parlamentaria que sustenta nuestra Constitución" ha determinado "el más largo período de estabilidad y prosperidad en democracia vividos por España".

Estas declaraciones llegaban en medio de la controversia creada tras la quema de imágenes del Rey en Girona y de la petición de ERC para que se reduzca la dotación a la Corona.