IU ha denunciado hoy que una militante del Partido Comunista sufrió una agresión por agentes de la Policía Local de Granada, que este cuerpo niega, y anuncia que pedirá tanto a la Delegación del Gobierno en Andalucía como a la Subdelegación en Granada que abra una investigación.

Los coordinadores andaluz y granadino de IU, Diego Valderas y Pedro Vaquero, respectivamente, califican la presunta agresión de "brutal" y "desmedida".

Los hechos se remontan a la madrugada del pasado sábado, cuando varios jóvenes regresaban a casa y, a la altura de la Gran Vía, uno de ellos casi fue atropellado por un coche.

Al protestar, uno de los ocupantes del vehículo, desde su interior, agarró al joven y lo arrastró varios metros por la calle, lo que hizo que el resto del grupo corriera a socorrerlo.

Tras huir el coche, se personó en el lugar una patrulla de la Policía Local que "intentó calmar a los jóvenes, pero de una forma que más bien había que calmarlos a ellos", relató Pedro Vaquero en presencia de una de las presuntas agredidas, Sara López, militante del PC.

Según Vaquero, los agentes de la Policía, unos 14 ó 15 frente a los 5 que formaban el grupo de jóvenes, mostraron una "actitud chulesca y provocativa" que hizo que uno de los jóvenes "se pusiera nervioso" y respondiera a un agente, lo que provocó la intervención de los agentes.

Sara, viendo esta "desmesurada" actuación de la Policía, intervino para defenderle, lo que dio lugar a que también la redujeran a ella.

A consecuencia de ello, la joven sufrió esguince en el tobillo y muñeca izquierdos, hematomas en un brazo y contusiones y contracturas en la espalda, de lo que da constancia un parte médico que aporta en la denuncia que ha interpuesto.

Según el coordinador provincial de IU, en el juicio rápido celebrado al día siguiente, los dos jóvenes, ante los "desproporcionados" cargos de los que fueron imputados por la Fiscalía, que les acusaba de atentado a la autoridad, reconocieron haber opuesto resistencia a la Policía, por consejo de su abogado.

Fue una decisión tomada "con libertad, pero condicionada" ante el temor de los jóvenes a ser condenados a una pena mayor, según Vaquero, quien recordó que a esta presunta agresión hay que sumar la denunciada por el concejal de IU Manuel Morales o, más recientemente, la de un grupo de inmigrantes ecuatorianos, lo que consideró "inaceptable".

Por su parte, Diego Valderas anuncia que pedirá tanto al alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado (PP), como al Defensor del Ciudadano de Granada, Melchor Sáiz-Pardo, que investiguen si existe "un grupúsculo de agentes de la Policía Local que piensa que el orden se consigue a palos".

Por otro lado, un portavoz de la Policía Local asegura que los agentes "no tuvieron más remedio que intervenir" ante la "agresividad" que mostraron los jóvenes, especialmente la chica, que, según dijo, "llegó a propinar una patada en el pecho a uno de los agentes" y subrayó el hecho de que "los jóvenes reconocieron su culpabilidad" ante el juez, que les condenó a cuatro meses de prisión.