Al Fayed
El propietario de los grandes almacenes de lujo Harrods y padre de Dodi, Mohamed Al Fayed, a su llegada al Tribunal de Justicia en Londres. EFE

El dueño de los grandes almacenes Harrods, Mohamed Al Fayed, manifestó hoy su esperanza de que se haga "justicia" con la investigación sobre la muerte, hace más de diez años, de su hijo Dodi y la princesa Diana de Gales. Al llegar hoy al Tribunal Superior de Londres para asistir a la primer jornada de la pesquisa judicial, el egipcio Al Fayed insistió en que su hijo y lady Di "fueron asesinados".

"Espero justicia. Soy un padre que ha perdido a su hijo. He luchado durante diez años, al final quiero que se haga Justicia. Estoy seguro de lo que pasó, yo sé que fueron asesinados", aseguró. El empresario está convencido de que Diana y Dodi fueron asesinados por un complot de los servicios secretos británicos MI6.

Al Fayed está convencido de que el M16 participó en el complot contra Diana y Dodi

El juez Scott Baker es el magistrado que estará a cargo de esta pesquisa, retrasada en varias ocasiones, pero que deberá esclarecer definitivamente cómo perdió la vida lady Di el 31 de agosto de 1997. En la sesión de hoy, los once miembros del jurado seleccionado para este caso deberán prestar juramento, tras lo cual tendrán que examinar de manera imparcial todas las pruebas que se presenten durante la investigación, que se calcula durará seis meses.


La pesquisa también tendrá que establecer cómo murió el novio de Diana, Dodi Al Fayed.

La investigación deberá analizar una serie de teorías vinculadas con el accidente ocurrido entre el 30 y el 31 de agosto de 1997.

Un conductor bajo los efectos del alcohol


Diana, Dodi y el conductor Henri Paul murieron cuando el automóvil en el que viajaban se estrelló contra una columna del túnel que pasa por debajo del puente Alma en París, pero salvó la vida el guardaespaldas de la princesa, Trevor Rees-Jones.

La investigación deberá analizar una serie de teorías vinculadas con el accidente ocurrido entre el 30 y el 31 de agosto de 1997.

Entre ellas si Henri Paul conducía bajo los efectos del alcohol; si Diana temía por su vida; si estaba embarazada, o si tenía pensado casarse con Dodi Al Fayed.

Tanto la investigación francesa como la de la Policía Metropolitana de Londres concluyeron que Paul conducía a mucha velocidad y bajo los efectos del alcohol.

La investigación judicial empezó en enero del 2004, pero fue inmediatamente postergada para dar tiempo a la pesquisa policial británica sobre el accidente sufrido por Diana.

Esa investigación policial -a cargo del ex comisario de Scotland Yard Lord Stevens- concluyó el pasado diciembre que Diana y Dodi Al Fayed murieron en un "accidente trágico" y que el chófer del vehículo conducía bajo los efectos del alcohol.