Afifa Yiand Essrifi
Afifa Yiand Essrifi. M.E. M.E.

Ella misma lo subraya: los malos tratos no entienden de si eres marroquí, española o suramericana. Afifa Yiand Essrifi, de 34 años y nacida en Tánger, se atrevió hace tres años a denunciar las agresiones físicas que le infligía su marido, de nacionalidad española. FAME, una asociación de mujeres de Algeciras, la ayudó a salir de su infierno y ahora trabaja para ella como voluntaria.

Me enteré de que me era infiel, me dijo que eso era lo que había y me pegó.

¿Cómo llegó a la asociación?
Conocí a la presidente de FAME cuando estaba casada y sabía que se dedicaban también a los malos tratos. Yo los sufría desde hacía muchos años, pero no me atrevía a denunciarlos, hasta que me pegó. Me enteré de que me era infiel y me dijo que eso era lo que había y me pegó. Me destrozó el pómulo derecho y me dejó el ojo llenos de moratones. Era la tercera vez que me agredía, pero esta vez lo hizo delante de mis tres hijos.

¿Qué hizo?
Una vecina llamó a la Policía y se lo llevaron. Fueron once años de sufrimiento. Conseguí una orden de alejamiento de dos años.

Amenazó a mi familia, rompió una ventana de mi casa e incluso robó. La Ley está floja en este tema.

¿La cumple?
El primer año, nada. No pensaba que lo iba a dejar. Amenazó a mi familia y llegó a romper una ventana de mi casa, la destrozó e incluso robó. La Ley está floja en este tema. Una orden de alejamiento de dos años, 500 metros, y si la quebrantas, 24 horas en el calabozo, ¿qué le estás diciendo? A ésta mátala. Tenemos el teléfono de emergencia, tu aprietas el botón, pero cuando llegan pueden encontrarte viva o muerta.

 

¿Desde que denunció se implicó más en FAME?
Te ayudan a empezar, a seguir adelante. Hice un cursillo y ahora sigo en la asociación ayudando a otras mujeres inmigrantes para orientarlas. Además, algunas de ellas no conocen el idioma y yo sirvo de traductora. Ahora soy voluntaria y estoy disponible las 24 horas.

¿A una mujer inmigrante le cuesta más denunciar los malos tratos?
Los malos tratos no distinguen si eres marroquí o boliviana, la Ley se hace igual para todos. Las mujeres marroquíes vienen con miedo. Cuando le preguntas si quieren el divorcio, te dicen que no, que es una vergüenza. El trabajo que pueden conseguir es por horas en la limpieza doméstica por el traje de nuestra religión. Muchas piensan que no van a perder la economía que tienen con su maltratador, porque realmente les da miedo dar el primer paso.

Los malos tratos no distinguen si eres marroquí o boliviana.

¿Alguna manera para que cambien de opinión?
Deben pensar que de todo se sale. Si Dios te ha dado salud para trabajar, pues a trabajar. Yo les digo que Dios te perdona por dejar tu pañuelo para trabajar hasta que consigas arreglar tu situación, es mejor que llevarlo y vivir amargada. Dios te dice que tienes derecho a estudiar, a trabajar y a participar en la sociedad, pero el miedo las deja ciega y tampoco las deja hablar. Siempre les aconsejo que ya que viven en España participen en sus asociaciones y conozcan sus leyes para saber cuáles son sus derechos y sus obligaciones.

 

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ALGECIRAS