Juan Carlos Aparicio estrena el primer año de su segundo mandato con una subida de impuestos.

Como recoge El diario de Burgos, todos los impuestos y varias tasas crecerán por encima de la inflación: una media de un 3%, ocho décimas por encima de la variación del coste de la vida.

Estas subidas pretenden, según el ayuntamiento, ajustar el nivel de ingresos a las necesidades reales de la ciudad y mejorar así algunos servicios en los que la ciudad es deficitaria.

Curiosamente, uno de los impuestos con mayor peso contributivo, el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), es uno de los que menos sube: 2,4%. La contribución rústica sube un 2,9%; las Plusvalías, entre el 2,7% y el 3%, para los casos de entre 1 y 10 años de tenencia. Las tasas de las basuras, un 3%.


Lo que más sube
Dos de los impuestos donde los burgaleses tendrán que rascarse más el bolsillo son el de Vehículos y el de Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras, que aumentan un 6,4%. La crisis de la construcción y la consiguiente disminución de ingresos por las licencias son la causa esgrimida por el equipo municipal para justificar la subida.


El IAE, que se eleva entre el 4,8% y el 6%, es otra de las subidas más destacadas.

Otros apartados como el abono de las instalaciones deportivas, el recibo del agua, las instalaciones culturales y las licencias matrimoniales, por ejemplo, suben de acuerdo con el IPC.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE BURGOS