Dani Martín: "Me he pasado la vida intentando gustar; y eso se acabó"

  • "Es muy difícil que algo perdure, somos muy impacientes", dice el cantante que acaba de publicar el nuevo disco  'La montaña rusa' (Sony).
  • "Queremos vivir todo el rato historias que nos generen mariposas".
  • "Me he peleado mucho por demostrar y que no me critiquen".
Dani Martín, en entrevista con '20minutos'
Dani Martín, en entrevista con '20minutos'
JORGE PARÍS
Dani Martín, ex componente de El canto del loco, lanza su nuevo álbum La montaña rusa, quizá su trabajo más personal. 20minutos habla con el músico para conocer las claves de su nuevo trabajo.

A punto de cumplir 40 años reconoce Dani Martín que de pronto se ve mirar a otros grupos, jóvenes como del que él proviene, con ciertos prejuicios, y reconoce: "Somos así de imbéciles".

Desde aquellos inicios en El Canto del loco hasta hoy ha aprendido a estar solo y no querer gustar a todo el mundo, y aún más: que el equilibrio es imposible y la vida es una montaña rusa, por eso ha llamado así su recién publicado trabajo.

Lo canta usted, yo se lo pregunto:¿Las ganas se quemarán o se han quemado por culpa de la ambición?

Sí. Pero depende de la relación. Es no estar contento, siempre esperar más y hacerte una idea equivocada de las cosas, escribirte un guión antes de que las cosas sucedan y cuando no sucede así tener un sentimiento de insatisfacción. De eso habla la canción y casi todo el disco.

¿Aplicable casi a cualquier realidad, no sólo al ámbito de la pareja?

Sí, a todo, a las relaciones y a lo que vivimos. Teniendo luz queremos más luz aunque sea la misma.

¿Cree que va a dolernos aún más?, porque cuando lo canta hasta duele...

Cuando algo acaba te duele, y en los primeros momentos te va a doler aún más.

¿Tiene que doler?

Sí, es que para que se cure tiene que doler, para que se cure de verdad hace falta tiempo y cuando pasa se aprende mucho.

Pero se pierde esperanza, ¿o no?

Sí, se pierden todas, y crees que nunca una mirada te cautivará y generará todo lo que la mirada anterior ya nunca más.

Esa esperanza igual se puede recuperar, ¿la creencia en el amor para siempre se recupera?

En el momento y sociedad que vivimos es muy difícil que algo perdure porque somos muy impacientes. Cada vez luchamos menos y cambiamos más. En vez de arreglar algo lo cambiamos por otra cosa nueva y diferente. Queremos vivir todo el rato esa historia nueva que te genera mariposas. Y creo que la realidad de una relación es otra.

¿Cuál?

Convertirte en el compañero, crecer hacia otros lugares, que el cariño mande. Se pierde la pasión y muchas cosas...

Si eso se pierde, ¿entonces qué?

Entonces o luchas o te conviertes en alguien a quien le cuesta crecer.

¿Un monigote al servicio de la pasión?

Absolutamente. Te puedes convertir en alguien que espera constantemente cosas.

¿Se recuerda así?

Sí, muchas veces. Mis pensamientos irracionales escriben un guion y cuando no pasa ese guion me frustro y me quedo insatisfecho.

¿Qué cosas ha cambiado, se han cumplido, cuáles no? ¿O rompió ya el guion?

He tirado muchos guiones y también me han tirado muchos a mí. El problema que yo tengo es que he escrito muchos guiones donde quiero a Marlon Barndo a De Niro y el paisaje más increíble y que todo sea maravilloso todos los días. La conclusión: insatisfacción. El equilibrio es imposible. Creo que por eso la vida es una montaña rusa constante.

¿Siente o ha sentido la obligación de estar o parecer alegre?

Vivimos en un planeta en el que hay que ser un campeón. Te tiene que ir bien y salir todo genial. Se escucha mucho decir a los padres: ¿habéis visto qué bien juega mi hijo al fútbol, que buenas notas saca, qué bien dibuja? Pero no dicen: ¿has visto lo buena persona que es, lo cariñoso, lo bien que se comunica con sus padres? Contamos lo otro, que es lo parece que interesa, que seas un triunfador. Esas exigencias te llevan a hacer guiones difíciles de hacer realidad.

¿Tiene guion ahora?

Llevo un tiempo aprendiendo a disfrutar de la soledad elegida y de no esperar que suceda algo todo el rato.

¿Y a que no valga cualquier compañía?

Sí, cuando lo normal es que hubiera preferido una compañía antes que estar solo. Y creo que nos pasa a casi todos. Pero es maravilloso.

Y muy complicado, sobre todo al principio...

Sí, te genera pánico.

¿La canción que más le ha dolido?

Me han ayudado todas. Tengo la suerte de poder meterme en un cuarto y que me salga toda la mierda que llevo dentro. Es una terapia pero también hay que ir al psicólogo. No te lo ahorras, es para mí como ir al gimnasio, es una gimnasia para mi interior maravillosa.

¿Y el único sitio donde puede decir toda la verdad?

Sí, pero yo estoy luchando por poder decir toda la verdad siempre.

¿Siempre?, eso es una temeridad...

Te quedas mejor. Hay que dejar de intentar gustar a todo el mundo.

¿Así era usted?

Me he tirado toda mi vida intentado gustar a todo el mundo. Ya no.

¿Algo falla cuando le gustas a todo el mundo? Y no solo como artista, sino como persona...

Cuando le gustas a todo el mundo tienes que parar porque hay algo que estás haciendo mal. Es que has creado un personaje capaz de mimetizarse con todo el mundo y a mí no me apetece eso.

¿Siente que se ha expuesto mucho en este trabajo?

En este disco está todo lo que me ha dado la gana enseñar aunque me hayan dicho que me exponía demasiado. A mí me ayuda contar mi verdad.

¿Igual ha sentido más vergüenza con otros?

Lo que más vergüenza me daría sería estar en un programa de televisión en el que yo tuviera que juzgar o criticar.

¿Nunca sería crítico musical?

Ni tengo una gran voz ni me considero el mejor ni lo que hago es lo correcto, así que ¿cómo voy a decir yo a alguien qué es lo que tiene que hacer?

¿Ha peleado con muchos prejuicios?

Sí, en el pasado he peleado, ya no me peleo. Creo que el nivel de popularidad va reñido con el nivel de credibilidad, cuantos más discos vendas menos creíble parece que eres

¿Influye el físico, la apariencia?, ¿cree que si tuviera uno diferente tendría otras criticas?

Bueno. Sí, es cierto, a veces tener ojitos azules y que las chicas te griten pues genera algunos prejuicios. No sé, respeto que quien quiera decirme lo que quiera, pero sí, lo reconozco: me jode que me hayan criticado y he peleado mucho por demostrar.

Entonces: ¿le ha fastidiado el físico?

¿Que le gusto a mujeres? Sí, me miro al espejo y no soy tonto. Pero no hay que pensar en eso tanto.

¿A que deberíamos dedicar más tiempo?

A aprender, a leer, a escuchar, viajar, a ir al teatro, cine. Me gusta la gente sana sin envidia. Tendemos a etiquetar y a veces no nos damos ni el permiso a escuchar algunos discos o ver algunas películas.

¿Le pasa?

Claro, ahora que tengo 40 años tengo prejuicios con grupos jóvenes y yo vengo de un grupo joven. Somos así de imbéciles. Me pasa, pero eso es el ser humano.

¿Por ser el último disco es también el favorito?

Sí, siento que he hecho el mejor disco que podía hacer en este momento.

¿Es usted muy duro consigo?

Sí, soy muy duro conmigo y muy inseguro, sensible y vulnerable.

¿Por qué dejaría de hacer música?

El día que no vengan a verme. Llamaré a mis amigos y les diré que me vengan a oír cantar. Mientras haya gente sí. Un disco lo sacas por eso, si no haría maquetas para colegas. Hay un punto de ego, quieres que te vengan a ver y que canten tus canciones es un abrazo para ti.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento