Tita Cervera salió a cenar con un grupo de amigos a un conocido restaurante de la capital. Entre ellos se encontraba Javier Báñez, ex entrenador de Kárate de su hijo Borja y su supuesta pareja sentimental.

La baronesa se limitó a comentar a los medios que había disfrutado mucho durante la cena. Se negó a hablar sobre la boda de su hijo, a la que, según ella misma confesó en Hola, no tiene pensado acudir.

Borja y Blanca Cuesta emitieron un comunicado en el que manifestaron su firme intención de celebrar su boda el día 13 del presente mes y aclarar que no es cierto que se sientan amenazados por la supuesta pérdida de un móvil con datos comprometedores sobre Blanca:

“Ante la sorprendente noticia publicada en diferentes medios de comunicación consistente en que se está ofreciendo a la venta un teléfono móvil de nuestra propiedad extraviado a finales del pasado mes de agosto que supuestamente contiene mensajes comprometedores queremos manifestar nuestra más absoluta tranquilidad sobre el contenido de los mensajes que desde el mencionado teléfono móvil se han remitido/recibido”...Tenemos que decir que es completamente incierto que los hechos anteriores o cualquier otro que pudiera tener origen en los mismos hayan provocado o puedan provocar un retraso en nuestro próximo enlace matrimonial que se celebrará D.M. en el lugar y fecha anunciados”.

La Baronesa era partidaria de retrasarla e les ofreció su residencia en San Feliú de Guixols. según informó la revista Hola. Javier Báñez, que aprecia mucho a Borja sí habló: "Yo sí que asistiré, pero no os puedo decir lo que hará Tita.

Precisamente se supo ayer, a través del programa "Gente" que el cura que iba a celebrar la ceremonia religiosa ha fallecido.