La multa de más de un millón de euros que el Ayuntamiento de Salamanca le perdonó a un constructor, por no cobrarla a tiempo, no es un caso aislado. Según recoge El norte de Castilla el consistorio salmantino dejará de cobrar 15 millones de euros en multas a constructores por no reclamarlas a tiempo.

El caso más llamativo y que ha sacado a la luz lo que parece solamente ser la punta del iceberg fue la multa que el constructor Mario Curto, amigo personal del alcalde, ha dejado a deber a la ciudad ya que como recogía una sentencia del Tribunal de los Contencioso-Administrativo la semana pasada, el plazo para reclamar había prescrito. Curto fue multado por haberse excedido en 2.011 metros cuadrados en una promoción que inició en 1996 en la calle El Greco.

En la mayoría de los casos, el Ayuntamiento ya no podrá tramitar el pago de las multas

El problema es que hay más constructores que deben dinero al Ayuntamiento por exceso de edificabilidad. En ese grupo de constructores, entre los que se encuentra Curto, adeudarían unos 15 millones de euros por un exceso de 30.000 metros cuadrados. En la mayoría de los casos, el Ayuntamiento ya no podrá tramitar el pago de las multas, pues han transcurrido más de cuatro años (tiempo máximo que marca la ley) desde que se iniciaron las promociones de viviendas hasta que se ha reclamado el pago del dinero.

En total puede haber más de 70 promociones afectadas por la deuda de edificabilidad y la mayoría habría prescrito.

El Ayuntamiento de Salamanca, al mano de Julián Lanzarote, recaudará este año casi 92 millones de euros por tasas e impuestos (el primer año de Lanzarote en el Ayuntamiento, recaudó 30,8). Esta cifra podría haber llegado a 107, si el Ayuntamiento hubiera hecho sus deberes y hubiera cobrado a tiempo sus multas a los constructores.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE SALAMANCA