La siniestralidad en las carreteras gallegas va de mal en peor. Septiembre se cerró con un 53,8% más de muertos en las provincias de Pontevedra y A Coruña con respecto al mismo mes de 2006. Y no es un caso aislado.

Los accidentes con víctimas mortales en Galicia no han descendido desde 2003.

La Dirección General de Tráfico (DGT) informó ayer de que en septiembre fallecieron 29 personas en 26 accidentes. Son cuatro víctimas más que en 2006.

La siniestralidad se mantuvo igual en Ourense, descendió en Lugo y se disparó en A Coruña y Pontevedra. En esta última provincia se pasó de 4 a 7 muertos (un 75% más) y en la coruñesa, de 9 13 (un 44,4% más).

Estas cifras se corresponden con una situación en la que no parece haber mejoría posible. Al menos en lo que A Coruña se refiere. En lo que va de año ya hay en esta provincia 75 víctimas mortales, de las que 33 fallecieron en los últimos tres meses. En el resto de Galicia hay oscilaciones importantes de un mes a otro sin que se observe una pauta. Cada descenso se compensa con un nuevo aumento.

El resultado final es que de enero a septiembre ya van 195 víctimas. Esto supone una media de cinco muertos cada semana, la misma que arrojó 2006. Lo que significa que la puesta en marcha del carné por puntos y las sucesivas campañas realizadas en la comunidad no están consiguiendo reducir la alta siniestralidad de las carreteras gallegas.


De hecho, la pasada semana el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció que la situación en Galicia se debe, en gran parte, al mal estado de las carreteras.

Otra jornada negra

Tras el accidente que el fin de semana le costó la vida a dos jóvenes de 15 años en Sarria , la localidad lucense vivió ayer un nuevo accidente, en el que una mujer resultó herida grave en un atropello. Además, sigue en estado grave la hermana de una de las víctimas y su instituto declaró dos días de luto sin clase. Y en la AP-9 hubo nueve heridos en un choque múltiple.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VIGO