Tanto el Consejo de Seguridad Nuclear como la empresa Enusa, dueña de la fábrica de combustible de Jubaldo (Salamanca), descartaron cualquier riesgo nuclear, radiológico o de contaminación por el hallazgo de un frasco con 70 pastillas de uranio fuera de las naves de fabricación.

Aún así, el Consejo de Seguridad ha abierto una investigación para esclarecer todo lo sucedido.