En las páginas finales de algunos diarios se pueden encontrar anuncios como éste: «Vendo mi piso por 350 euros, muy céntrico. Llama». Es el gancho que muchas agencias de venta y alquiler utilizan para atraer clientes.

Hasta 450 inmigrantes recién llegados a Valencia y desesperados por encontrar una vivienda cayeron, desde octubre a agosto de 2007, según la asociación Valencia Acoge.

La forma de captar víctimas es muy sencilla: uno llama por teléfono y le dan cita para que se acerque a una de las agencias para solicitar más información. Una vez allí, recibe un listado de pisos en alquiler, servicio por el que le cobran 400 euros.

Firma un contrato en el que la empresa se compromete a encontrar piso, pero después nunca lo hace y la familia pierde el dinero.

La misma asociación Valencia Acoge ha puesto en marcha una campaña de sensibilización con el fin de que los inmigrantes se animen a denunciar estos timos, que se cebaron con los españoles hasta que se puso en marcha una campaña informativa. Desde la entidad explican: «Los inmigrantes no denuncian porque muchos no tienen papeles y temen que la Policía les haga algo».

Los datos del Observatorio de la Vivienda revelan que el 15% de los pisos comprados en la Comunitat van a parar a manos extranjeras.

Dinos

... si te han tangado con el piso e-mail l zona20valencia@20minutos.es o en www.20minutos.es

Cómo no caer en estas trampas

Desde la Unión de Consumidores explican que estos timos se ceban con la población inmigrante por el poco conocimiento que tienen en el área. Lo que deben hacer, prosigue la misma fuente, es leer bien el contrato y la letra pequeña, ya que muchas agencias no se comprometen a nada, aunque lo digan de palabra. Y si no cumplen, tienen que devolver el dinero. En último término, hay que denunciar.