Vecinos de Bilbao La Vieja, contra la basura en la calle
Bilbao La Vieja se encuentra ahora en continua renovación.(B. Hernández)
Los vecinos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, van a tener este mes la oportunidad de aportar su granito de arena para que las calles de sus barrios estén más limpias a partir de ahora.

La Mesa de Rehabilitación de la capital vizcaína ha organizado los Talleres sobre Basura, con el objetivo de «buscar entre todos soluciones a los problemas de limpieza urbana de estas zonas», explicó a este periódico Txelu Bilbao, codirector de Amasté, una de las empresas organizadoras. Los vecinos dispondrán, para ello, de cuatro talleres abiertos a todo el que quiera participar.

Destacan, sobre todo, dos de ellos. En el primero, Soluciones Limpias, serán los propios vecinos quienes elaboren un mapa de la situación actual de sus barrios con respecto a la basura. Este taller será impartido por el colectivo de arquitectos Basurama, que viene de Madrid tras haber realizado allí otras actividades parecidas.

El segundo es el que más participantes ha reunido hasta el momento. Se trata de Recrea2 y en él se enseñará a los vecinos a reutilizar la basura en la creación de nuevos objetos.
La iniciativa no ha dejado indiferente a nadie. «Me parece una buena idea enseñar a la gente a ser más limpia y a hacer otras cosas con la basura», señala una joven, vecina de Zabala. Por el contrario, hay quien aprovecha para criticar la labor municipal. «Si las calles de San Francisco están más sucias, no es porque la gente sea más sucia, es porque las limpian menos», comenta otra vecina, de ese barrio.

Toda la información, en la web http://talleressobrebasura.blogspot.com.

Gestión única de residuos urbanos

Los residuos urbanos que cada ciudadano vasco genera al cabo del año no dejan de crecer. Hoy en día, por ejemplo, un bilbaíno genera un 17% más de desperdicios que en 1995. Ese mismo año se generaron en Euskadi un total de 976.154 toneladas de residuos urbanos, mientras que, diez años más tarde, fueron 1.165.769 toneladas. Con el fin de reducir estas cifras, el Departamento de Medioambiente del Gobierno vasco y las Diputaciones han consensuado un texto que unifica las directrices a seguir para la planificación y gestión de estos desperdicios.