Será el primer prelado que se sienta en el banquillo de los acusados en nuestro país. Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada, será juzgado el próximo 14 de noviembre por presuntas coacciones, calumnias, injurias y lesiones psicológicas a un sacerdote. Los hechos ocurrieron el año pasado, cuando el prelado acusó al cura, ex archivero de la catedral de Granada, de una apropiación indebida relacionada con este trabajo y de haberse quedado con los derechos de propiedad intelectual de un libro sobre el citado templo. La Fiscalía pidió que el juicio no se celebrara, aunque sus tesis no tuvieron éxito. El magistrado será Miguel Ángel Torres, el juez que investigó el caso Malaya.