Llevaba metralla y un libro sobre el islam. La Policía austriaca detuvo ayer a un hombre (residente de la Baja Austria, de 42 años y de origen bosnio) que intentó entrar en la Embajada de Estados Unidos en Viena con una mochila con explosivos, metralla y un libro relacionado con el islam.

El presunto terrorista trató de darse a la fuga cuando el detector de metales de la entrada de la misión diplomática dio la alarma. El hombre salió corriendo y dejó caer la mochila a unos 100 metros de la Embajada, poco antes de ser detenido por las fuerzas de seguridad. La Policía austriaca llamó a los especialistas en desactivación de artefactos explosivos.

Doris Edlinger, portavoz de la oficina federal austriaca de la lucha antiterrorista, dijo en declaraciones a la emisora pública ORF que en la mochila se encontraron varios artefactos «con aspecto de granadas», además de «muchos clavos» a modo de metralla para multiplicar los efectos de la explosión. El intento de atentado se produjo a las 12.00 am.