La presencia en la campaña gallega del líder de Podemos, Pablo Iglesias, aunque se ha hecho esperar, no ha indiferente a nadie. En su primera intervención en un mitin de apoyo a En Marea, Iglesias ha recuperado el tono de sus inicios al frente de la formación morada y, abandonando la suavidad en las formas que adoptó en la campaña del 26-J, ha vuelto a apostar por la dureza como seña de identidad de la formación que dirige. Así, ha asegurado que Podemos no pactará "con el equipo filial del PP", en alusión a Ciudadanos, porque el "problema fundamental" de España no es que "no hay gobierno", sino que continúa la "desigualdad".

Es imposible ser decente en política sin dejar de dar miedo a los sinvergüenzas que han estado robando a la gente "¿Cómo se va a poder formar un gobierno con el equipo filial del PP. ¿Ustedes se creen que la gente no piensa, que la gente no se da cuenta? Hay que elegir", ha subrayado, dos días después de que el líder socialista, Pedro Sánchez, hiciese un llamamiento personal a C's y a Podemos para que no se vetasen y facilitasen un acuerdo que permita desalojar al PP de la Moncloa. 

"Hace falta un Gobierno, pero también hace falta que el Partido Popular no siga gobernando", ha argumentado Iglesias, que ha instado a Sánchez a elegir si prefiere las fuerzas de izquierda o las de derecha y ha entrado de lleno en el debate sobre las formas y el tono que existe en torno a su partido, y que la mayoría focaliza entre los dos referentes principales de la formación, Iglesias y el número dos, Íñigo Errejón. "La política tiene que ver con elegir con quién estás, porque no se puede estar con todos a la vez. Es imposible ser decente en política sin dejar de dar miedo a los sinvergüenzas que han estado robando a la gente", ha sentenciado.

Mientras este lunes el secretario de Organización, Pablo Echenique, negaba cualquier debate de fondo en el seno de la organización y achacaba cualquier diferencia a un "debate sobre las formas y el tono", Iglesias ha censurado a los que piensan que existe un problema con el "tono", en una referencia velada a Errejón, porque considera que eso significa que "no importa lo que digas y lo que hagas, sino el tono". "Parece que la política se ha convertido en un problema de tono”, ha dicho Iglesias. "No importa lo que digas, no importa lo que hagas, sino el tono en el que te expreses" (...) El día en que dejemos de dar miedo a los que se enriquecen a costa de la gente seremos uno más y no tendremos sentido como fuerza política", ha añadido.

Cruce de mensajes

Poco después, Errejón le ha contestado a través de su cuenta en Twitter: "A los poderosos ya les damos miedo, ese no es el reto. Lo es seducir a la parte de nuestro pueblo que sufre pero aún no confía en nosotros". "Sí compañero @ierrejon, pero en Junio dejamos de seducir a 1 millón de personas. Hablando claro y siendo diferentes seducimos más", ha contestado Iglesias. Y a partir de ahí, se ha desatado una sucesión de mensajes vía Twitter entre los afines a uno y a otro.

"Seducir es ternura con los de abajo y dientes afilados con los de arriba. Ayudar a los más a sacudirse el miedo", ha tuiteado Irene Montero, diputada y jefa de gabinete del número uno. " no se hizo un hueco riéndole las gracias al 1%. Siendo plata en desigualdad por culpa del PP y el PSOE. ¿Seguimos sonriendo?", ha publicado Juan Carlos Monedero, cofundador en su día del partido, del que ya no forma parte, en una clara crítica al tono de la campaña diseñada para el 26-J por Errejón, cuyo lema era "la sonrisa de un país". Por contra, el exsecretario de Organización Sergio Pascual y la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, entre otros, han retuiteado el mensaje del número dos. 

Poco después, conscientes de la repercusión de sus respectivos mensajes cruzados, ambos dirigentes han intentado mostrarse conciliadores. "Mientras otros se mandan recados subliminales, en Podemos estamos orgullosos de debatir con las puertas abiertas. Ser diferentes es eso", volvía a escribir Iglesias, a lo que Errejón ha respondido: "Sin duda. Llegamos lejos pensando con categorías propias. Debemos seguir haciéndolo para recuperar nuestro país. Seguimos @pablo_iglesias_". Horas más tarde, Pascual escribía: "A mí mi abuelo me decía que hablar claro no es lo mismo que hablar alto. Cosas de la sabiduría popular".

La discrepancia pública sobre la estrategia que debe seguir el partido se produce dos semanas después de quese desatara la pugna por el control de la federación de Madrid, que en noviembre celebrará primarias, un proceso al que se han sumado las comunidades autónomas de Extremadura y Andalucía y otras 12 ciudades de más de 100.000 habitantes.

Por otro lado, Iglesias, en ese mismo mitin en A Coruña, también ha querido hacer autocrítica y ha reconocido que a su partido no le han "sentado bien siempre las instituciones y la presencia en el Parlamento". En ese sentido, ha admitido que Podemos en ocasiones ha caído en el error de creer "que la política es estar en el Parlamento, discutir o reunir a tu equipo de prensa porque dicen que sales con una camisa en la que se te nota el sudor". Y para combatirlo ha invocado al espíritu del 15-M y ha hecho toda una declaraciónde intenciones: "Os aseguro que mientras esté yo aquí, no seremos como ellos nunca".