La Policía portuguesa tiene a dos nuevos sospechosos de la desaparición de Madeleine McCann el  3 de mayo en el sur de Portugal. La última sospechosa es una ex empleada del centro turístico donde se hospedaban los McCann, según publicó el diario The Times.

Al parecer, la doncella se habría vengado de su despido del complejo con el secuestro de la niña. La identidad de la sospechosa fue enviada por correo electrónico a la página web oficial del príncipe de Gales la semana pasada. La Casa del príncipe de Gales reenvió la información a las fuerzas de seguridad británicas.

Por otro lado, el luso Jornal de Noticias reveló ayer que la Policía tiene otro sospechoso. El individuo, británico, habría sido denunciado por merodear con un «comportamiento extraño» a las seis de la tarde del día en que Maddie desapareció por el interior del complejo en el que veraneaban la familia McCann. 

Además, el citado diario portugués público ayer que la Policía halló cabellos que pertenecerían a la menor detrás de un sofá del apartamento de vacaciones de los padres de la niña. La importancia de este hallazgo reside en que con los nuevos vestigios se podría extraer «no sólo el perfil de ADN, sino también realizar análisis de toxicología». El Daily Telegraph echó ayer por tierra la teoría de que la niña fue drogada con somníferos por su madre. Madeleine pudo morir tras caer por las escaleras que dan acceso al patio trasero del apartamento de Praia da Luz, al sur de Portugal. Los padres, aterrorizados ante la acusación de homicidio involuntario, habrían escondido el cuerpo con ayuda de amigos.

Se les ofrecen videntes

Más de mil personas que afirman tener dotes parapsicológicas se han ofrecido a ayudar a los McCann. Algunos parientes escoceses del matrimonio les han aconsejado no rehuir esa ayuda.

Lo que ha dicho la prensa lusa...

Sospechas: El Jornal de Noticias dio un giro espectacular  a la investigación al publicar el pasado 6 de agosto que se había encontrado sangre en el apartamento de los McCann.

Muerte de Madeleine: Los diarios portugueses aseguraron en agosto que la niña murió el mismo día de su desaparición, que la Policía contemplaba la posibilidad  de que la menor hubiera sido arrojada al mar y que se encontró «olor a cadáver» en una llave de los McCann.

Las pruebas podrían quedar ocultas:  Una de las últimas noticias publicadas por los medios portugueses señaló que el cuerpo de Madeleine podría no aparecer nunca y que, por tanto, las pruebas sobre lo que ocurrió quedarán olvidadas.

...y la prensa británica

Defensa de los McCann: Denunciaron el pasado 9 de agosto que la prensa portuguesa se había lanzado a acusar a los padres de Madeleine sin fundamento. The Times pone en duda la pista de los rastros de sangre de la niña.

Sigue el apoyo: Al día siguiente de que se declarara sospechosos a los padres, el 8 de septiembre, los medios arremetieron nuevamente contra la Policía portuguesa.

Dudas: Dos días después de que los padres fueran declarados sospechosos, The Guardian y The Daily Telegraph comenzaron a dudar del matrimonio. Desde entonces, los medios británicos especulan con la muerte de Maddie.