Los comerciantes del centro histórico mostraron ayer su total rechazo al proyecto del Parque Central que contempla dos galerías comerciales: una en la nueva estación que se construirá entre las Grandes Vías y otra bajo la actual entrada a la Estación del Norte. Su asociación se reunió con la concejala de Comercio, María Jesús Puchalt, y propuso, en lugar de las galerías, dos grandes aparcamientos de rotación para coches, y autobuses turísticos: «Cada vez que hay un acto en la plaza de toros, colapsan las calles y tapan los comercios». La edil se comprometió a trasladar esta petición al Gobierno central, de quien depende el proyecto, que se debe aprobar antes de final de año.