Miles de monjes birmanos, atados y encadenados por los militares
El cadáver de un monje asesinado en un río de Rangún.(M. Media/EFE)

Miles de monjes budistas que fueron detenidos en Birmania la semana pasada, cuando se inició la revuelta contra la Junta Militar que gobierna el país, serán encarcelados en prisiones del norte del país, según informó ayer la web de la cadena británica BBC. Hasta entonces, los religiosos se encuentran recluidos en unas instalaciones deportivas en desuso y en un colegio técnico.

Los monjes, impulsores de las protestas en demanda de democracia, han dejado de comer, según el medio de información británico. Las autoridades birmanas los mantienen desnudos y encadenados. Por otra parte, al menos tres periodistas han desaparecido durante los enfrentamientos entre el Ejército birmano y los manifestantes.

Los periodistas son Kyaw Zeya, del diario The Voice (medio estadounidense); Nay Lin Aung, del Day News, y una informadora del diario Weekly Eleven News (periódico birmano) de la que no se menciona el nombre, según informó ayer The Irrawaddy, medio ligado a la disidencia birmana.

Portavoces de los diarios han indicado que no tienen noticias de los periodistas desde la semana pasada, y no descartan que hayan sido detenidos por la Policía, que tampoco ha comunicado los arrestos.

Por fin habrá reunión

El jefe de la Junta Militar, el general Than Shew, se reunirá hoy con el enviado especial de la ONU para Myanmar (antigua Birmania), Ibrahim Gambari, indicó el Ministerio de Información del país asiático. La misión principal del diplomático es evitar que se siga asesinando a la población para reprimir la revuelta organizada por los monjes budistas. Sin embargo, el objetivo de fondo es conseguir encauzar las conversaciones a un terreno político que lleve a un sistema de gobierno basado en la democracia. Para ello, la solución es aprovechar las divisiones de la Junta Militar para anular a Than y negociar con el número dos del Gobierno, Maung Aye.