Seis de las empresas que conforman el grupo inmobiliario Llanera, con sede en Xàtiva, presentaron ayer en los juzgados de Valencia la petición de concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos). Como causas citaron su insolvencia y la del grupo, junto con la negativa de los bancos a financiarlas. La medida llega en medio de una posible recesión en el sector del ladrillo, y tras la crisis de la valenciana Astroc.