Unos 20.500 ciudadanos de la Región de Murcia están infectados por el virus de la hepatitis C y no están diagnosticados, según datos de la Asociación Española de Enfermos de Hepatitis C. El consumo de drogas con jeringas, las prácticas sexuales sin protección, los piercings y tatuajes sin condiciones higiénicas óptimas, haber recibido transfusiones de sangre antes de 1990 y padecer una alteración hepática de causa desconocida son las principales causas de contagio de esta enfermedad.