Las carreteras españolas se cobraron 32 vidas durante el pasado fin de semana, lo que supera en 14 muertos la cifra del año pasado, según los datos ofrecidos por la Dirección General de Tráfico (DGT). Doce de los fallecidos eran menores de 30 años. Además, resultaron heridas de gravedad 15 personas y otras 13 sufrieron heridas leves.