El precio de los carburantes más utilizados (gasolina 95 y gasóleo A) no ha dejado de subir en las últimas cuatro semanas. De hecho, el último boletín petrolero de la UE, del 24 de septiembre, sitúa el precio medio de la euro-super 95 en 1,066 euros el litro en España y en 1,003 el del gasóleo de automoción.

Estos precios, que incluyen tasas e impuestos, reflejan una subida del 6,8% interanual en la gasolina 95 y de un 6,4% en el gasóleo. Frente a estos incrementos, la inflación interanual se situaba en septiembre en torno al 2,7%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el último mes, el encarecimiento más notable se registró en el gasóleo de automoción, que subió un 3,34% entre el 27 de agosto y el 24 de septiembre.

Pero esta subida generalizada de los carburantes no se nota igual en todo el país. Un informe del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) refleja una diferencia de hasta un 41% en el precio de un mismo carburante entre la estación de servicio más cara y más barata del país. Esta disparidad la notarán quienes repongan gasóleo A primero en la gasolinera de Cabanillas del Campo (Guadalajara), a 0,786 euros el litro, y después en Platja d’Aro (Girona), a 1,109.

La disparidad entre el precio más alto y más bajo de la gasolina 95 es del 28,3%. Sin embargo, la brecha más notable (74%) se da en el gasóleo B, con unos precios que oscilan entre los 0,633 y los 1,104 euros el litro. El estudio realizado por CEA con datos del Ministerio de Industria apunta a Girona como la provincia más cara para los dos combustibles más usados. Frente a ellas, Málaga tiene los precios más económicos para gasolina 95 y Guadalajara para el gasóleo A.

Disparidades frente a Europa

El precio antes de impuestos del gasóleo de automoción en términos interanuales durante el segundo trimestre (abril, mayo y junio de 2007 respecto al mismo periodo de 2006) descendió menos en España  (4,54%) que en la UE (6,61%). Por el contrario, la gasolina sin plomo, que también se abarató en ambos mercados, lo hizo menos en la eurozona. El precio antes de impuestos de este carburante en el periodo citado cayó el 4,32% en nuestro país y el 3,98% en la eurozona.