Ernst&Young
Edificio de Ernst&Young. FLICKR

La consultora Ernst & Young tendrá que pagar 8,3 millones de euros a las autoridades estadounidenses después de que dos auditores mantuvieran relaciones "muy cercanas" con sus clientes, violando los criterios de objetividad e imparcialidad de las auditorías, informó la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (SEC).

En dos investigaciones paralelas, la SEC descubrió que una trabajadora de EY, involucrada en la auditoría una empresa pública, mantuvo una relación sentimental con el contable de la empresa auditada.

Asimismo, el socio principal de otra auditoría pública realizada por EY entabló una relación de amistad "impropia" con su cliente, ya que, según explica el supervisor, "realizaron viajes junto a sus familias sin ningún propósito empresarial".

"Ernst & Young no hizo lo suficiente para prevenir que estos socios se relacoinaran íntimamente con sus clientes y comprometieran su papel como auditores independientes", señala la SEC.