Ahmad Khan Rahami, el sospechoso de estar detrás de la colocación de las bombas de Nueva York y Nueva Jersey este fin de semana, ha sido detenido este lunes horas después de que el FBI hubiera iniciado su búsqueda, advirtiendo de que podría ir "armado" y ser "peligroso". Su detención se produjo en Linden, estado de Nueva Jersey, tras un tiroteo con la Policía donde dos agentes y el sospechoso resultaron heridos, según informa la cadena NBC.

El sospechoso ha sido acusado de cinco cargos de intento de asesinato de un agente de policía por el tiroteo en el que fue capturado.
Según medios locales, se le ha impuesto una fianza de 5,2 millones de dólares (4,6 millones de euros).

Rahami, de 28 años, nació en Afganistán en 1988 y con doce años se trasladó con su familia a vivir a Nueva Jersey, donde años después obtuvo la ciudadanía estadounidense, según fuentes de inteligencia citadas por diferentes medios, que añadieron que en los últimos años viajó en varias ocasiones a Pakistán y Afganistán.

En incidente ha comenzado sobre las 10.45 horas (16.45, hora peninsular española), cuando la Policía recibió un aviso por un individuo que estaba disparando contra los coches que pasaban en la avenida Elizabeth de la ciudad. Los agentes se presentaron en el lugar y detuvieron al sospechoso. Las imágenes tomadas por las cadenas locales muestran a Rahami en una camilla, visiblemente herido, y siendo introducido en una ambulancia.

La policía de Nueva York cree que Rahami es el hombre que aparece en vídeos grabados por cámaras de seguridad en la calle 23, donde el sábado estalló un artefacto, y en la calle 27, donde poco después se localizó otro artefacto que no llegó a detonar. Una fuente policial aseguró a la cadena ABC que el sospechoso fue identificado a partir de los datos obtenidos en un teléfono móvil que fue encontrado junto a una olla a presión con explosivos que no estalló el sábado por la noche en Nueva York. Además, se le buscaba en relación con la explosión de un artefacto en una papelera en Seaside Park, en Nueva Jersey, el sábado por la mañana, horas antes del suceso en Nueva York.

Tal y como consta en la descripción difundida por las fuerzas de seguridad, la última dirección que se le conoce era en la localidad de Elizabeth, en el estado de Nueva Jersey, donde la madrugada de este lunes se halló otro artefacto explosivo cerca de una estación de tren.

Por otro lado, las autoridades detuvieron el domingo por la noche a cinco personas que viajaban en un automóvil en una autopista del distrito de Nueva York y que pueden tener relaciones familiares con Khan Rahami. Fuentes citadas por la cadena de televisión estadounidense ABC han detallado que las detenciones han tenido lugar en un control en el puente de Verrazano-Narrows, que conecta Brooklyn y Staten Island.

Las investigaciones tras las bombas de este fin de semana en Nueva JerseyNueva York pusieron en alerta a la costa este de EE UU y han llevado a las autoridades a señalar la posibilidad de una célula terrorista operando en ambos estados, según han revelado fuentes oficiales a la cadena norteamericana CNN.

Tú colocas dos bombas en la ciudad de Nueva York, eso es terrorismo El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha indicado este lunes que las bombas localizadas este fin de semana se asemejan, lo que sugiere que "pueda haber un vínculo en común". Además, ha abierto la posibilidad de que pueda haber "conexiones extranjeras" en la colocación de las bombas en Nueva York y en el vecino estado de Nueva Jersey. "Creo que estamos buscando a un individuo (...) y muy bien puede resultar que había una conexión extranjera para este incidente", ha afirmado en declaraciones a la cadena CBS.

Las autoridades de Nueva York han demostrado gran cautela primero para confirmar si se trataba de actos terroristas y también para asegurar si, a partir de las investigaciones, existen conexiones extranjeras en las bombas colocadas en las últimas horas. "Tú colocas dos bombas en la ciudad de Nueva York, eso es terrorismo, con la intención de causar daños y poner en peligro e intimidar a la población civil", agregó Cuomo.

"Lo que no sabíamos ayer (por este domingo), y todavía no conocemos, es si alguien se ha atribuido esto y si está ligado al terrorismo internacional", insistió. Pero también agregó que, teniendo en cuenta las características de la persona que está siendo buscada por el FBI, "eso sugeriría que este individuo tiene una conexión extranjera para realizar este ataque".

Cronología de un fin de semana de ataques

A lo largo del fin de semana se han sucedido hasta cuatro ataques o explosiones en tres puntos distintos de la geografía estadounidense.

El primero de ellos tuvo lugar el pasado sábado por la mañana (hora local), cuando un artefacto explosivo colocado en una papelera estalló poco antes de la celebración de una carrera solidaria en la localidad de Seaside Park, estado de Nueva Jersey, en la que tenían previsto participar unas 5.000 personas. La explosión no causó heridos ni daños materiales graves.

Ya en la noche del sábado (madrugada del domingo en España) tuvieron lugar casi de manera simultánea el ataque de Minesota y la explosión de Nueva York. El primero fue perpetrado en un centro comercial por un joven de 22 años y origen somalí, identificado como Dahir A. Adan. El asaltante hirió con arma blanca a nueve personas antes de morir abatido a tiros por la policía. Este suceso fue reivindicado por Estado Islámico, aunque el presidente de EE UU, Barack Obama, lo ha desvinculado de las explosiones de la costa Este.

A esa misma hora, pero en el barrio neoyorquino de Chelsea, en Manhattan, se produjo una fuerte explosión que dejó un balance de 29 heridos. El artefacto improvisado que provocó la deflagración fue colocado en un contenedor de basuras. Poco después, a escasas manzanas del lugar de esta explosión, fue localizado un segundo dispositivo casero, que consistía en una olla a presión conectada a un teléfono móvil con cables.

A las explosiones del fin de semana se añade la deflagración de un artefacto sospechoso en la madrugada de este lunes cerca de una estación de tren en la localidad de Elizabeth, en el estado Nueva Jersey. El paquete fue localizado en las vías del tren cerca de la estación por dos personas que avisaron a la policía e indicaron que se veían cables y tubos saliendo del dispositivo. Inmediatamente, agentes de la policía y el FBI acudieron a la zona para examinar el artefacto, que poco después explotó mientras era examinado, aunque otros medios indican que la explosión fue controlada por los artificieros.