El hijo pequeño de Carlos de Inglaterra ya no podrá pasar la noche en casa de su novia, Chelsy Davy, por razones de seguridad, según News of the World. La pareja tendrá que verse en un hotel ante la imposibilidad de los guardaespaldas de garantizar su seguridad.