Cientos de jubilados coruñeses hicieron cola ayer en las agencias de viajes de la ciudad para conseguir una plaza en alguno de los programas de vacaciones organizados por el Imserso para pensionistas y que cuestan entre 150 y 500 euros. El plazo de reserva se abrió el pasado sábado y concluirá cuando se agoten las 36.500 plazas disponibles para la ciudad herculina. Las opciones abarcan desde estancias de varias semanas en zonas de la costa española hasta circuitos culturales por capitales europeas y propuestas de naturaleza. Los viajes son para la próxima primavera.