Represión y muerte en Birmania
El cuerpo de un monje, flotando en un río de Rangún (EFE) EFE
Miles de monjes budistas que fueron detenidos en Birmania la semana pasada, cuando se inició la revuelta contra la Junta Militar que gobierna el país, serán encarcelados en prisiones del norte, según informa la web de la BBC.


La Junta Militar les mantiene por el momento recluídos en unas instalaciones deportivas en desuso y en un colegio técnico, pero serán trasladados hacia el norte.

Los monjes, impulsores de las protestas en demanda de democracia, han dejado de comer, según el medio de información británico. Las autoridades birmanas los mantienen desnudos y encadenados.

El jefe de la Junta Militar hace esperar dos días al enviado de la ONU
Por otro lado, este lunes se ha sabido que el jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, ha aceptado reunirse el martes con el enviado especial de la ONU para Birmania. Gambari le pedirá que acabe con la brutal represión de las protestas populares.

El veterano "hombre fuerte" de Birmania, un experto en la guerra psicológica, ha hecho esperar dos días a Gambari.