La Conselleria de Educación de la Generalitat catalana ha obligado a la escuela de educación primaria Annexa de Girona a aceptar en sus aulas a una alumna marroquí de seis años que viste un pañuelo islámico.

El centro escolar se negaba a admitir que la pequeña asistiera a clase con dicho pañuelo que le tapa la cabeza pero no el rostro. Esto obligó a la mediación de la Conselleria, que recordó a la escuela que deben respetar la Ley que marca la escolarización obligatoria para niños de esta edad.

La niña lleva el pañuelo por voluntad propia

La mediación ha tenido lugar durante la semana en que la pequeña no ha asistido a clase ante la negativa del centro escolar gerundense. Mañana martes, tras el proceso de mediación, la niña podrá volver a la escuela.

Fuentes de la Conselleria han afirmado que la estudiante lleva el pañuelo islámico por su propia voluntad y no por la imposición de sus padres y que además se trata de un hecho aislado y anecdótico en la educación pública catalana.

La posibilidad o no de llevar el velo islámico en horario escolar causó un hondo debate en el estado francés durante el año 2004. El gobierno galo se decantó finalmente por aprobar una Ley que prohibe los símbolos religiosos en la escuela.